LA REAL GANA

Cristóbal Peñate

Generalmente se cree que quienes luchan más contra la monarquía son los republicanos pero en España los que más trabajan por la República son los monárquicos, empezando por el rey emérito, que ha dado muchos argumentos a sus detractores para acabar con la realeza más pronto que tarde.

Los falsos y fatuos monárquicos culpan a los que reivindican la República de ser los que han obligado a Juan Carlos I a irse muy lejos de España, concretamente a una dictadura monárquica llamada Emiratos Árabes. Pero eso es mentira porque el que más ha hecho por la República es el rey emérito con su comportamiento. 

 Los mismos que culpan a la izquierda, y más concretamente a Podemos, de expulsar al rey no se dan cuenta que ha sido su hijo el que lo ha mandado de paseo fuera del país al retirarle su asignación presupuestaria y renunciar a su herencia.

Juan Carlos en su huida hacia Arabia Saudí

 Los monárquicos puristas que se quejan de que el Rey Juan Carlos no se ha beneficiado de la presunción de inocencia son incapaces de acusar a Felipe VI de no haberla tenido en cuenta antes de persuadir a su padre para que pusiese pies en polvorosa. En España apenas quedan juancarlistas y menos aún felipistas porque aquí estos han sido siempre os seguidores de Felipe González, otro que ya está en decadencia.

Lo fácil de la derechona es apuntar hacia la izquierda y no reconocer que hasta el propio rey actual cree que su padre, al que le debe el cargo por vía sucesoria, es un delincuente o un inmoral. O las dos cosas. De lo contrario no lo habría apartado drásticamente de su entorno.

Lo fácil de la derechona es apuntar hacia la izquierda

 A los empresarios no les gusta que se ataque a la monarquía porque ellos son los que primero se aprovechan de las relaciones internacionales del Rey para conseguir sustanciosos y pingües contratos, aunque estos conlleven unas vergonzosas comisiones por las gestiones.

 Los reyes siempre están rodeados de una corte de aduladores y lameculos que se aprovechan de su figura para medrar. El problema es que hay reyes que también se aprovechan de esos aduladores para seguir sentados en su trono y haciendo lo que les da la real gana. 

CRISTÓBAL PEÑATE (CANARIASAHORA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.