TRISTEZA E IMPOTENCIA

smaraTristeza, impotencia, vergüenza, son solo unos pocos adjetivos con los que podría describir con que sensación me fui ayer a la cama.

No es ningún secreto el hecho de que nunca me he sentido representada por el partido que hoy por hoy gobierna España. Siempre he creído en la tolerancia y el respeto; este partido llegó al gobierno por votación y aunque no comparto la ideología de esas miles de personas, la he aceptado.

 

referendum catalan 6Pero lo de ayer, eso fue inaudito, bochornoso, ayer el corazón se me desgarró, sentí vergüenza de ser española, impotencia al ver como esos cobardes que no me representan se escondían, una vez más y como en cada ocasión que España se enfrenta a una crisis, no daban la cara. Un presidente del gobierno incompetente, incapaz de establecer un diálogo, aunque era de esperar, no se dejó ver hasta última hora; dejando asuntos políticos y un país en crisis en manos de aparatos del estado que bajo mi punto de vista, en una democracia, nunca deberían ser destinados para tal fin.

El Estado una vez más ha impuesto su verdad, dejando a un lado la tolerancia y el respeto, usando como camino la violencia, el miedo, la manipulación informativa, ¿y esto no es ilegal? Intentando poner a una parte de la población en contra de la otra, cuando somos todos iguales, ciudadanos del mundo, con opiniones diferentes. Me da que ayer alguien se olvidó del significado de “Estado democrático”.

Digan lo que digan nada justifica la violencia, no creo que haya ningún tipo de excusa para que el estado haya intervenido como lo hizo ayer, contra personas pacíficas y desarmadas.

Señores, los catalanes NO son delincuentes, y se les ha tratado peor que si lo fueran; el único delito que han cometido es querer votar, ¿dónde queda el derecho a la libertad de expresión?, ¿ dónde queda el derecho a voto? ¡¡¡DIOS!!! ¿No vivimos en una “democracia?, ¿Qué miedo tienen de que el pueblo manifieste su opinión?

Ayer fue un día gris, si alguna vez dudé en las maneras en las que el gobierno catalán iba a llevar a cabo el referéndum, puedo aseghandigurar que las dudas se me esfumaron completamente tras lo visto, no tenían otra opción, no había otra manera, no se puede dialogar con quien te niega el diálogo, ese diálogo del que nuestro presidente tanto alardea y que no ha sabido ser capaz de llevar a cabo, porque esa es su manera de hacer política: callar al pueblo bajo el manto del miedo.

Es por ello que no solo entiendo, sino que admiro y apoyo al gobierno catalán y a toda su población, ese pueblo que a pesar del miedo y la violencia llevaron hasta el final su derecho a ser escuchado. Hoy entiendo sus ganas de no pertenecer a esa parte de España que apoya actos tan repulsivos como los acontecidos, pues yo tampoco me identifico ni con ese pensamiento, ni con esos actos. 

SMARA MONZÓN HERNÁNDEZ(FACEBOOK)

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.