NOTAS HISTÓRICAS SOBRE LOS CINES DE VALSEQUILLO

negreteSi leemos una obra titulada “La Sofía Loren de Arenales y Otras Historias” inserta en las Memorias de quien fuera proyeccionista de Cine en Gran Canaria durante décadas, Rafael Hernández Marrero, tendríamos datos técnicos e históricos sobre la gran mayoría de los Cines de Gran Canaria durante el siglo XX. Digo la “gran mayoría” y no la totalidad porque, en el caso del municipio de Valsequillo de Gran Canaria refleja los datos sobre el antiguo Cine San Miguel en Valsequillo Casco y el antiguo Cine Tenteniguada en la propia Tenteniguada, y desgraciadamente no refleja datos sobre el Cine Valsequillo o “El Cine” que funcionó en Valsequillo Casco con anterioridad al de San Miguel.

Hay constancia de un primer cine en la hoy calle Isla de Tenerife puesto en marcha por D. Rogelio Quintana. Posteriormente se abre el Cine Valsequillo o “El Cine” por parte de D Juan Suárez Alemán, hijo, que se ubicaba en la zona de la calle principal de Valsequillo Casco, en los bajos de un inmueble aún en pie que actualmente tienen uso de local y comercial, enfrente y muy cerca hoy de varias sucursales bancarias, en el cual han estado instalados una tienda de alquiler de películas, la primera farmacia, tienda de animales y actualmente peluquería. Tras el primer empresario que lo puso en marcha tomó las riendas del Cine D Francisco Martel Suárez, siendo el maquinista Miguel López Peñate. Los asientos eran de chapa marina, y también se empleó como espacio para eventos sociales. Funcionó durante buena parte de la pasada década de los 60.

 

Cine Valsequillo2Si nos ajustamos a los datos ofrecidos en dichas Memorias, el Cine Tenteniguada, que se situaba en la calle La Parada número 7, Tenteniguada, en el inmueble reformado para actual uso de Supermercado, nos indica que su año de apertura fue el de 1963, siendo impulsado entonces por Santiago Pérez, quien regentaba la Tabaquería “El Deportivo”, y por Martín Moreno, quien fue Cronista Oficial de Gran Canaria durante las décadas de los 60, 70 y 80. Martín Moreno disponía de una amplia cultura cinematográfica y era empresario de Cines en Gáldar, su ciudad natal, en Las Palmas de Gran Canaria e incluso en el Sahara Occidental con el Cine de la localidad de La Güera. Martín Moreno fue Director de Cortos cinematográficos como “Gran Canaria”, “La Canción del Nublo” y “Teide Gigante”.

El Equipo de Proyección y Sonido con el que contó entonces el Cine Tenteniguada era de ABO de 16 m/m.

El Cine Tenteniguada tuvo una segunda etapa apenas dos años después, que empieza el 4 de junio de 1965 con un Equipo de Sonido marca HISPANIA, siendo Fermín Peñate López su Propietario y Ángel Peñate López su Empresario. Fermín Peñate fue el primer Maquinista del Cine, siendo sucedido por su hijo Ceferino Peñate, al igual que Carlos Peña, quien se encargó durante mucho tiempo de colocarse en taquilla para las entradas o contraseñas. Estos datos históricos también se aportan en la valiosa obra de Miguel Del Pino Monzón, Lelo, “De cuando Éramos Ricos”.

El Cine de Tenteniguada cumplió de forma indirecta una labor social. Se cuenta que cuando comenzó la construcción del edificio los chiquillos tenían todos los días entretenimiento porque tras la salida del colegio se ponían a contemplar las obras ensimismados y veían como se levantaban con suma rapidez las paredes de ladrillos de barro, hasta que llegó a la altura de techo.Cine Tenteniguada

De paso se convirtió en la segunda fuente de energía del pueblo, tras el Pozo de la Cruz, con un motor que le daba la corriente. Tenía un bombillo fuera que alumbraba algo la zona, pero también salía de su fachada un cable que llegaba hasta el puente, donde vivía la novia de Carlos Peñate, hijo de Ferminito. La luz pública llegó a la zona entrados los ’70.

Antes de cada función se ponían en marcha la música, especialmente mexicana, a través de los altavoces que habían en el exterior del cine para atraer a los espectadores anunciando la inminente proyección. Pero a la vera de esta música que sonaba se efectuaban los paseos de novieo en la carretera principal desde el puente hasta los primeros pinos de la finca de D Juan del Río. Los que se pasaban de esa linde corrían de boca en boca.

El aforo del Cine Tenteniguada era de 130 localidades, compartidas en 90 Butacas y 40 localidades de General; los precios entonces eran 5 pesetas en butaca para días laborales y 7 pesetas los festivos, mientras que en general el precio era de 5 pesetas todos los días. Con el tiempo lógicamente, esos precios variarían. Las funciones eran los martes, jueves, sábado y domingo y acudían espectadores de muchos barrios del municipio y también de San Mateo. El Cine Tenteniguada dejó de funcionar el 29 de agosto de 1985.

En lo que respecta al Cine San Miguel, que se situaba en Valsequillo Casco, calle Isla de La Gomera número 4, abrió sus puertas a tenor de los datos ofrecidos en estas Memorias el 18 de octubre de 1969, siendo Antonio Macías Martel su Propietario, José Zerpa Hernández el Empresario, y José Julio Quevedo Bautista el Autor del Proyecto. El maquinista durante su primera etapa era Miguel López Peñate.

Cine San MiguelPosteriormente el Cine de San Miguel fue gestionado por Francisco Cabrera Ramírez, y el Equipo de Proyección y Sonido era de PHILLIPS SONOR, siendo los maquinistas el propio Paquito o sus hijos. Al igual que el Cine Tenteniguada, el Cine San Miguel se trataba de una empresa familiar; el equipo y las butacas procedían del antiguo Cine Colón (calle Pamochamoso esquina Suárez Naranjo-Arenales, Las Palmas de Gran Canaria), y contaba con 282 localidades de butacas. Los precios entonces eran de 10 pesetas los días laborables y de 12 pesetas los festivos, variando con el transcurrir del tiempo. Cerró sus puertas el 4 de diciembre de 1974, teniendo desde entonces un continuo uso sociocultural de representaciones de obras teatro, charlas, debates, actuaciones musicales y otras actividades de ocio. Durante la pasada década de los 90, fue derribado y en su solar se construyó un edificio de viviendas.

Francisco José Cabrera Domínguez/Juan A. Ojeda Muñoz

(Agradecer las aportaciones realizadas por Tito Monzón y Lelo del Pino)

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.