LAS CUEVAS DE CALASIO-TELDE

Municipio: TELDE
Entidad de población: Las Medianías
Núcleo de población: Diseminado de Las Medianías
Toponimia: Cañada de las Haciendas. Calasio. Cortijo de Pichón
Altitud sobre el nivel del mar: 320 m

Topónimo con el que se conocen unas cuevas aborígenes ubicadas en el lomo homónimo situado en la margen septentrional del barranco de Silva, con muchos vestigios aborígenes, aproximadamente entre el Cortijo de Doña Juana y el Cortijo de Pichón, al poniente del complejo arqueológico de la Montaña Bermeja donde encuentra el yacimiento de Cuatro Puertas. Estamos por tanto en un área donde hay una sobresaliente presencia de yacimientos aborígenes de gran importancia, donde desgraciadamente hubo un vertido municipal.

En cuanto al origen de este topónimo no hay información contrastable sobre el mismo que pueda llevar a alguna conclusión, si bien podría tratarse de un derivado del nombre con el que se conociera alguna calera, dado que al naciente de las cuevas parecen encontrarse señas de una antigua extracción de cal y en la primera capa de sustratos se aprecian sedimentaciones calcáreas.

Se trata de un poblado compuesto por una veintena de cuevas artificiales, de las que se reconoce al menos cuatro grupos principales.

Un elemento común a buena parte de estas oquedades es la complejidad que ofrecen. Prácticamente todo el poblado está intercomunidado entre sí mediante accesos, pasillos, etc., también labrados en la roca.

Las plantas varían según los casos, y van desde formas circulares simples a espacios con diversas estancias comunicadas entre sí.

Una de las cuevas con forma de nave invertida destaca por su altura y amplitud; se trata seguramente de la cueva artificial más grande de Canarias. Un enorme recinto que se abre a su vez en nuevas estancias y que plantea numerosos interrogantes acerca de su funcionalidad.

En el nivel inferior hay un gran cueva con nichos y hornacinas en su interior, luego existe otra cueva donde su interior está compuesto de ocho huecos o nichos labrados de forma trapezoidal. Existen otras cuevas en dos pisos, con estancias y huecos interiores.

En opinión de los arqueólogos las cuevas tuvieron distintos aprovechamientos, existiendo cuevas de habitación, silos, etc.

En muchas de ellas se han añadido cerramientos exteriores por los usos pastoriles que tuvieron con posterioridad.

Asociada a estas cuevas, en las proximidades del cauce del barranco, se localiza una necrópolis tumular en un malpaís de escoria volcánica. La mayor parte de estas unidades sepulcrales son del tipo más sencillo conocido en Gran Canaria, esto es, construidas por un simple amontonamiento de piedras o definidas por un torreón central.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.