EL CUENTO DE NUNCA ACABAR

Obras a finales de 2019

El paso del tiempo va dando la razón a quienes cuestionan la capacidad de gestión de Asba-NC, puesto que casi dos décadas después se vuelve a repetir la misma historia con la piscina municipal.

Para aquellos más viejos del lugar traerles a la memoria el inicio de la construcción de la piscina, cuya obra comenzó en 1994 y que tras una ristra de incompetencias técnicas, de proyectos inadecuados, de retrasos y obligatoriedad de ajustes a nuevas normativas tirando gran parte de los construido para volver a redactar un nuevo proyecto técnico que derivó en un sobrecoste vergonzoso pasando de una previsión inicial de 250 a 521,5 millones de pesetas (de 41 a 87 millones de euros), para inaugurarla en el 2002. Más de ocho años después y un verdadero despilfarro.

Pues bien, con la ampliación y mejora de las instalaciones todavía sin finalizar ocurre otro tanto de los mismo. Se presenta el proyecto a bombo y platillo allá por 2016  con ampliación del gimnasio (única mejora acabada), nuevos accesos, eliminación de barreras arquitectónicas con creación de rampas, bar-cafetería y ludoteca y a día de hoy, agosto de 2022, la obra sigue sin finalizar ni recepcionar y va para 6 años ya. El colmo de la desidia y dejadez política de Asba, incapaz de hacer nada a derechas.

«entre unas cosas y otras los gastos de la ampliación y mejora de las instalaciones se acercan a los 300.000€»

Remate de rampas, julio 2022

El alcalde y demás concejales giraron visita a las obras en abril de 2017 y se escenificó una finalización para junio de ese mismo año. Esta fue una afirmación gratuita que no se ajustaba a la realidad que estaba suponiendo el ritmo de trabajo de la empresa adjudicataria que terminó por paralizar la ejecución y desde el grupo de gobierno se ocultó a la opinión pública los problemas que estaban teniendo.

Al final terminaron rescindiendo el contrato con la adjudicataria teniendo que realizar un nuevo concurso con los costes añadidos que ello iba a suponer por la incompetencia gestora del grupo de gobierno, estando las obras paradas más de un año.

Si el presupuesto inicial fue de 183.723€ y la empresa se fue con solo el 47,74% ejecutado, la nueva adjudicación supuso una aportación de fondos propios del ayuntamiento de unos 54.362€, hecho que Asba ocultó, y que sumados la aportación propia inicial de 6.529€, el montante se pone en 60.892€. Total, que entre unas cosas y otras los gastos de la ampliación y mejora de las instalaciones se acercan a los 300.000€.

Pero la ralentización de los trabajos de la piscina, a pesar de la nueva concesión en 2018, no han supuesto un avance sustancial, dado que el ir y venir de trabajadores con parones constantes, acompañados de parcheos en los remates, la mala ejecución de algunos de ellos, con las molestias colaterales de accesibilidad que ello ha supuesto a los usuarios del complejo, han sido la tónica constante que en estos momentos siguen aconteciendo.

Una vez más, el grupo de gobierno Asba-Nc con alcalde y concejales a la cabeza siguen dando muestras de una incompetencia inaceptable en cuanto a la gestión en la ejecución de las obras públicas, suponiendo, además, un despilfarro del dinero de todos. Y lo que se ve venir, es que con la cercanía de las elecciones del 2023 se terminarán muchas de las obras a  las carreras, tarde y  mal para poder inaugurarlas de cara a los próximos comicios e intentar rascar votos con ello.

Este artículo se acompaña con un documento histórico publicado por Asamblea Valsequillera en 2003 que ejemplifica el modelo de gestión de Asba.

Juan Antonio Ojeda Muñoz

ANEXOS HISTÓRICOS DE 2003

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.