EL VIAJERO INSACIABLE

Como formar parte del espacio y el tiempo, multiplicando la esencia y ganando al conocimiento.

En esta escultura al viajero insaciable, el autor -Bruno Catalano- sopesa lo que queda entre la esencia y el cultivo, lo que vemos es una absorción del conocimiento que se desintegra en la capacidad de atrapar tanta información y caracteres.

 Una fugaz huida hacia nuevas fronteras, catapulta otras dimensiones insolidarias y anónimas de la velocidad con que pasa factura la vida.

Engancharse a viajar sin fronteras, ni historia. Por el simple placer de devorar a pie el tiempo y el espacio, es una mirada basta sin escudriñar. Es una noción de haber vivido o un estado pasajero de transición permanente.

Aquí el pasajero tiene prisa por llegar a ninguna parte. La peor secuela de su propio destino. Lleno de lugares sin nombres, de momentos sin huellas. Destino de quienes quieren llegar pronto, sin disfrutar el camino…

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.