EL VELO DE MASDACHE

Y en la fresca mañana de aquella isla canaria, como el agua cristalina de un estanque, como la sábana blanca de la pureza, acaricia los cercos labrados que protegen del viento y que guardan el fruto de una tierra de campesinos.

Es el silencio una página en blanco, transparencia de lo etéreo y lo divino, pocas miradas conviven con la esencia y la maravilla del milagro, en este instante de gloria se magnifica lo natural con la belleza más absoluta de la tierra.

Masdache, el pueblo clavado a las rocas del volcán que buscó el hueco para crecer blanco junto a las parras y las palmeras, que sellado de rofe negro agrietado, guarda en las bodegas y aljibes el néctar de la vida en la tierra de fuego.

Lanzarote, isla de luz y cielo. 

Al hombre que arrancó al canto, el eco de una isla y la estirpe de una familia de cantadores, Los Corujo son a Lanzarote, como la lava al volcán dormido. 

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.