BODEGUILLA, CRUZ DEL GAMONAL Y TRES PIEDRAS

Ahora es tiempo de disfrutar del espectáculo que nos regala el campo. Ya todo se está tiñendo de verde. Verde frío. Verde canario con la luminosidad de los días despejados. Es puro placer el pasear con la moto buscando nuevos rincones en la isla de Gran Canaria, tan dada a sorprendernos constantemente. 

La propuesta de hoy arranca en San Mateo y vamos a bajar por las lindes de medianías y barrancos que separan a Telde y Santa Brígida, para acabar en la Iglesia de San Pedro en La Atalaya. San Mateo es el pueblo comercial del centro por excelencia. Siempre actuó como centro de enormes intercambios comerciales, entre las gentes de las cumbres de la isla y las de las medianías circundantes, donde está enlazado por todas las direcciones geográficas y bien localizado.

Tomamos dirección al barrio de la Bodeguilla descendiendo por el barranco de Mireles, por una carretera de buen asfalto, estrecha y serpenteante, como un scalectrix nos lleva al barrio de la Bodeguilla que se asienta debajo del Morro del Sol y en la vaguada de su montaña, muy vistoso sobre el barranco de la Cruz, que nace a su derecha, junto al colegio bajamos por una pista de cemento en buen estado por el lateral de la montaña y descubrimos en el descenso los límites municipales con Telde y Santa Brígida, en unos kilómetros llegamos en paseo aéreo a la Cruz del Gamonal, donde volvemos a subir hacia la Montaña de la Concepción por las Cuevas del Gato. 

Hay varios enlaces hacia Santa Brígida, nosotros nos dirigimos hacia la Atalaya por la cima de la montaña, donde nos detendremos sobre la panorámica del Mirador de las Tres Piedras. Abajo, el municipio de Santa Brígida, espléndido con todo el valle que sube a San Mateo desde el Guiniguada, pasando por Portada Verde y Madroñal. La vista es un regalo de sensaciones, sobre todo en invierno. Es interesante hacerse la foto con las tres piedras misteriosas que están en la cima de la montaña y que nadie sabe cómo llegaron ahí. 

Continuamos la pista dejando Los Majadales a la derecha y el barranco Las Goteras, entramos ahora por la urbanización de la Concepción, para dejarnos llevar en el descenso de chalets y zonas agrícolas hasta el corazón de la Atalaya, junto a su Iglesia de San Pedro Mártir. 

Son unos 10 kilómetros aproximados, con muchos cambios de ritmo y un paisaje espectacular, que debemos disfrutar en esta época. 

La carretera, aunque estrecha, está poco transitada y merece la pena una visita en la que también se puede invertir el término haciendo en ascenso, cuando tengamos que subir a San Mateo desde Las Palmas o Tafira. El restaurante Casa Bernardino, justo en mitad de la ruta puede ser un punto de comistraje y disfrute en la Cruz del Gamonal. Un lugar muy señalado por la afición al trial de motociclismo. 

Conoce, descubre y sobre todo cuida tu tierra.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.