HOMENAJE A LAS TIENDAS DE ACEITE Y VINAGRE

La Asociación Juvenil La Parada de El Rincón rinde un homenaje a las últimas 5 «tiendas de aceite y vinagre» del municipio de Valsequillo de Gran Canaria

Rafaelita en TenteniguadaDentro de la labor de reconocimientos del trabajo y las costumbres que la Asociación Juvenil la Parada de El Rincón lleva realizando desde su creación, uno de sus últimos trabajos ha estado centrado en las últimas tiendas de aceite y vinagre que quedan en el municipio de Valsequillo

Cada vez que se ha puesto en escena esta iniciativa se ha respirado el aroma de nuestras antiguas “tiendas de aceite y vinagre” que se han mantenido vivas hasta nuestros días en este municipio de medianías de Gran Canaria.

            Para hacer efectivo este homenaje, un nutrido grupo de vecinos de El Rincón de Tenteniguada escenifican la obra de teatro costumbrista “Las tienditas de mi barrio” en honor a todas las pequeñas tiendas de ultramarinos que existieron en el municipio, pero muy especialmente a esas que hoy día siguen en pie. Por ello la acción se ha centrado en un emotivo  reconocimiento que desde el colectivo Juvenil La Parada le realizaron a Conchita, Eulogita, Nievita, Dorina y Rafaelita, últimas tenderas de aceite y vinagre del municipio de Valsequillo de Gran Canaria.  

Tienda de Conchita en La BarreraLa más antigua la regenta Rafaelita Monzón en Tenteniguada que lleva detrás del mostrador desde el año 1948. En el barrio de Las Vegas dos son las tiendas antiguas que todavía abastecen a los vecinos como la de Nievita Ortega que abrió sus puertas en 1966 y la de Eulogita Álvarez en 1978. En el pequeño barrio de Era de Motas Dorina Martel continua con el negocio familiar que sus padres fundaron en 1969 y en los llanos de Valsequillo, donde habita la mayor población del municipio, se ha mantenido casi intacta la tiendita de Conchita Rodríguez atendiendo a sus clientes de La Barrera desde 1968.

Estas mujeres son claro ejemplo de sacrificio y superación que se niegan a dejar atrás esta tradición a pesar de la costosa competitividad de los grandes hipermercados de hoy día. Lo cierto es que todas y cada una de estas tiendas llenan de vida los barrios en los que se localizan. Siguen siendo puntos de encuentro, de tertulia, de suministro de víveres y de «todo un poquito» como las propias tenderas comentan. Los tiempos han cambiado pero aquí se sigue «apuntandoTienda de Nievita en Las Vegas en la libreta» y ayudando a aquellos vecinos que lo necesitan, el trato personal y cercano no se ha perdido en el devenir de la evolución y el desarrollo, puesto que en estas tienditas de barrio del municipio de Valsequillo la humildad y el buen hacer están siempre presentes. En estos relictos de nuestro pasado más reciente es donde descubrimos la esencia e idiosincrasia de nuestro pueblo. 

           La Asociación Juvenil La Parada mostró esas estampas típicas y cotidianas de los tiempos de antes con la escenificación de la obra de teatro «Las tienditas de mi barrio”, en las que las ocurrencias, vivencias, anécdotas y costumbres de antaño se hicieron sentir para que allí presentes en los actos recordaran ese tiempo en el que en un sólo barrio podían coexistir tantas tiendas de aceite y vinagre juntas como las que hoy día quedan en todo el municipio de Valsequillo.  

           La nostalgia, el humor, la picardía, la humildad, el entusiasmo, la añoranza de tiempos pasados, el desparpajo y la gracia son algunos de los ingredientes con los que  este Colectivo Juvenil, Galardón Joven Canarias 2011, llenan las representaciones que se llevan a cabo en cada una de las ocasiones en que se escinifica.

Tienda de Eulogita en Las Vegas 2

Tienda de Dorina en Era de Motas

 

 

 

 

 

 

 

José Aridane Peñate Navarro

Presidente de la Asociación Juvenil La Parada del Rincón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.