HIGUERA CANARIA, CASERONES Y PRIMAVERA

El invierno se convierte en una larga primavera, que se va enfriando en las noches claras de tarosadas y relentes. El paisaje de Gran Canaria, pinta de verde potente toda la isla, y es que aquellas lluvias de finales de septiembre, han calado en unos campos agradecidos. El paseo en moto de reconocimiento y disfrute se hace obligado, reencontrarse con esa cara alegre de la isla, es un regalo para los ojos de todos. 

Volvemos a los rincones de Gran Canaria, esos que están ahí, tan cerca y no los desvelamos, barrio a barrio, caminos lentos a pistas rápidas, de todos los asfaltos y pavimentos, de todas los anchos y vías. Conocer cada rincón es nuestra asignatura y la de ustedes descubrirlos igualmente. Puede que nuestro concepto de la idiosincrasia de las islas cambie para siempre. 

Nos vamos a las cercanías de Telde. Tomamos como punto de partida la Texaco del Cubillo, esa que está entrando a la Ciudad de Telde, cruzando el puente de los “Siete ojos” después de tomarnos el cafecito volvemos a cruzar el puente y nos vamos, por la antigua GC-100 en dirección a Jinámar. 

Ese barrio que vemos encima, en la rivera del barranco mirando al puente, se llama Cendro y junto con Tara al otro lado, son los núcleos aborígenes más antiguos de Telde. Nosotros avanzamos por las casas de La Primavera que sigue dando la cara al real de Telde. Después de cambiar la divisoria hacia la cara del Cortijo de San Ignacio, A la altura de la rotonda de la Cruz de la Gallina, entramos por el acceso de izquierda a la Primavera Alta y Caserones. 

La calle, carretera que accede lomo arriba hacia Caserones altos, lleva el nombre de Anzofé, y avanza unos kilómetros dejando la Hoya Niebla a la derecha, donde se encuentra el Circuito Islas Canarias, después de ganar la zona alta, vemos unas panorámicas espléndidas sobre la ciudad de Telde. 

En el siguiente cruce, bajamos a la izquierda por la calle Bentaguaire unos 300 metros y tomamos la primera de derechas, calle Minerva, que es otro enlace de unos kilómetros por un antiguo camino que rodea la cara norte de la Finca San Rafael de la Vuelta López y se interna en el barranco de la Salud para subir por un callejón junto a los muros de la finca que llega a la Iglesia de la Higuera Canaria, barrio dormitorio de Telde. 

Curiosa la estampa desnuda de una finca que fue en otra época un vergel amurallado hoy tristemente saqueada y destrozado su patrimonio.  

En el barrio de Caserones encontramos varias opciones de salida, hacia la Vuelta López unos kilómetros más abajo, o hacia Cendro, todo ello hilado por pequeñas callejuelas que se enlazan para abrirse hacia la GC-80, que sube hacia Santa Brígida por Higuera Canaria, el Palmital y barranco de las Goteras, Atalaya, o hacia Valsequillo por San Roque. 

Esta zona tiene el crecimiento de los barrios aledaños a las grandes ciudades, mal estructurados en urbanismo y pobre estampa de habitabilidad, aunque lo mejor sin duda del recorrido son las bonitas panorámicas que encierran sus lomas altas sin vegetación que atrapa la mirada exclusiva hasta la amplia costa de Telde por el este. 

Conoce, descubre y disfruta, sobre todo cuida tu tierra…

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.