PASEANDO ENTRE MARES

Y en la inmensidad de su paseo marino de dos orillas de mar azul, de conchas blancas y arena granulada marfil, se acerca el atlántico para besar esta isla canaria.

Fuerteventura es al mar, una toalla acolchada de soles desiertos, que se recuesta en la costa de norte a sur. 

La Playa de la Barca o Laguna de Sotavento es ese espejo mágico del juego del cielo, el mar y la tierra, donde el agua salada llega mansa y jugueteando con rizos a besar tu piel de caminante insaciable, de sol continuo y brisa de marismas.

Una isla de mar y arena, de paz y sosiego, de sol y viento, allí donde el tiempo se fue de vacaciones para no contar los minutos de su vida, para medir el pulso de los elementos que rompen la locura de la vida rápida, esta isla es encontrar el espacio tiempo que se escapó y que la meditación natural te regala con un amor terrenal.

Fuerteventura cuanta belleza y quietud. 

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.