EL HORNILLO Y EL SAO EN AGAETE

Algunos lugares de Gran Canaria permanecen tan escondidos entre sus barrancos y caideros que necesitaríamos muchos andares, para descubrir todo el encanto que guarda esta isla, y es que nuestra mirada es confundida por un paisaje mágico, lleno de vida y de rincones increíbles de belleza natural y social. 

En este periplo de descubrir tales lugares que, aunque muchos conocen, no solemos tener en la ruta de nuestras salidas motoristas, tal vez, porque el único atractivo que posee, sea el paisajístico y de tantas cuencas y depresiones se nos van quedando arrinconados, por ello esta vez vamos a acercarnos a ese noroeste de cumbres para descubrir uno de los barrios más altos de Agaete, de una belleza natural increíble y espectacular, este barrio cumbrero, se asienta sobre 800 metros en las lindes de Gáldar, cerca de Caideros y del barranco de la cueva oscura, en esos recortes de los acantilados que surcan el gran tajo del valle de Agaete. Descansa esparcido entre multitud de cuevas que llenan el bajo risco, como si de una inmensa colmena colgada se tratara. 

La orografía viene de la depresión de los barrancos que conforman las cumbres de Artenara con el barranco Hondo, Coruña y los Pérez, así como todo el arco de barranquillos que bajan del Pinar de Tamadaba  

Actualmente muchos vecinos han recuperado las casas de sus ancestros, el cultivo agrícola de sus terrazas y vuelto la mirada a su barrio natal, para encontrarnos con un salpicado de casas cuevas entre los andenes del Sao y el hornillo, dos núcleos que hacen de Vigía sobre el abismo de Agaete y el gran macizo de Tamadaba, estos poblados forman parte de los riscos sagrados de Gran Canaria, patrimonio de la humanidad y está muy cerca del yacimiento de Risco Caído .

Para organizar una visita, lo mejor es lo que hacen algunos grupos moteros, no muy numeroso, acercarse por la pista que recorre las presas del Noroeste, y antes de los embalse de los Pérez en el cruce de caminos con Fagagesto, barranco Hondo se encuentra el acceso al Hornillo y el Sao, a unos escasos 2 km por una buena vía asfaltada y estrecha, llegamos sorteando terrazas bajo el imponente risco, hasta la misma plaza del hornillo, donde podemos llevar un picnic y disfrutar de las vistas, no olvidar dejarlo mejor que lo encontraron, el espectáculo visual, se puede alternar por un paseo andando por los caminos de los andenes, donde ver la majestuosidad de las casas cuevas y los altos llamados campanarios, y si tienen tiempo de conversar con algún paisano mayor,  más de una rocambolesca historia podrán conocer 

En su Iglesia se rinde culto y fiesta el 15 de junio a Santa Teresita y en la plaza se asienta un gratificante refugio donde pernoctar o desconectar un fin de semana, con excelente servicio, el mirador y la perfecta simbiosis con las miradas de tantos paisanos y turistas que refrescan las vistas aéreas con Agaete y Gáldar abajo. Sobre el valle uno de los lugares más hermosos y recónditos de la Gran Canaria. 

Conoce, descubre y cuida tu tierra.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.