UN BARCO INGLÉS CON 30 BSA DE ESTRAPERLO

BSA verde aceituna

A principios de los años cincuenta, la industria empezaba a recuperarse tras la dura postguerra. Europa empezaba las exportaciones, con una abanderada Inglaterra en la hegemonía atlántica. La mayoría de la maquinaria procedía de Gran Bretaña y para ello sólo basta con hacer un breve repaso a su estancia y colonización en Canarias. Coches, motos, maquinaria industrial, motores de pozo, barcos, etc. Un reguero impresionante de sus mejores años de potencia mundial.

La anécdota histórica en la que les quiero ubicar este breve relato intenso y con acontecimiento real de una de aquellas aventuras británicas que ocurrió en los años cincuenta y que aún quedan testigos de los hechos. En honor a sus leyendas, con la dosis oportuna de relato acontecido y contrastado.

Muelle de la Luz, 12 de marzo 1951

Un barco fondea en la bahía de Las Palmas esperando paso a la descarga de material industrial. Motores de explosión, bobinas y motos.

Mr.  James se frunce el ceño y algo nervioso, le habían pillado en un renuncio. Había conseguido cargar mucho material libre de control procedente de Birmingham, con las mafias del puerto inglés. El cargamento tenía un destino seguro; las islas Canarias, donde a buen cambio podía hacerse con un puñado de libras esterlinas. Ahora sentía un inesperado reajuste y receloso control en el destino aduanero español – canario.

La mitad de la mercancía, es de estraperlo, indocumentada, sin pase para entrar a las aduanas que empezaban a ser duras de roer y mucho menos de sobornar.

Angelito “el cambullonero”, isletero quemado de los botes y buscavidas afortunado, que hablaba un “espanglish” fluido y era el enlace de más confianza dentro del gremio del cambullón, recibió un encargo de Mr. James a cambio de un buen regalo: “Una preciosa BSA Bantam caballo y cuarto, color verde aceituna”.

Antes llevaría, con garantías, un mensaje al otro lado de la isla, a través de camioneros de tomates y mercaderes de pueblos lejanos del interior y norte de la isla: “Esta semana el barco que comandaba atracaría en el muelle de la aldea.  Que avisara a todos los interesados, que descargarían el resto de la mercancía a precios de ganga. Unas 30 motos y algunos motores industriales”. 

Llegó el día elegido y en el silencio más sepulcral llegaban a la costa: Mercachifles, zafreros y pescadores.

La Aldea de San Nicolás, Gran Canaria 21 de marzo de 1951

En el viejo muelle de La Aldea, en los primeros claros del día, un mercadillo inusual. El hormigueo de BSA saliendo del barco y corriendo por las fincas y el barranco era un espectáculo. Mr. James poco pudo cobrar con el apuro de la descarga y el “soplo” de aviso a la pareja de la guardia civil que estaba en camino. Llegaban desde Santa María de Guía, que era el cuartel más cercano.

A media descarga aún, levantó anclas y tiró cerca de la costa, a la altura del paso del «Descojonado», abriendo la bodega zumbó al mar el resto de motocicletas y material para evitar que aún pudieran delatarle en caso de registro aduanero en Las Palmas donde debía cargar de nuevo hortalizas para Inglaterra.

En la Aldea y pagos del sur aún queda algo de aquel botín desafortunado de Mr. James.

En estos años de Viejas Glorias, de recuperar motos e historias, hemos cuantificado y podemos afirmar que la BSA Bantam, caballo y cuarto, color verde aceituna, es la motocicleta inglesa más popular en Gran Canaria. 

Su cuantía actual contrastada supera las 20 unidades en perfecto estado de conservación y restauración. La mayoría de las unidades vendidas en “González Suárez”, adquiridas o de estraperlo, se encuentran localizadas en el sur de Gran Canaria. Fue una moto muy común en los años 60, en las profesiones de rancheros, poceros o medianeros.

Además, como anécdota final, el escudo de esta marca son tres fusiles ya que las motos se fabricaron para el armisticio tras la guerra en Gran Bretaña.

BSA “Bristish Small Army”

Las que se vendieron legales, en el dorso de la ficha técnica aún se lee: “Esta motocicleta pertenece al ejército inglés de su graciosa majestad. En caso de conflicto bélico, le puede ser requisado este material»

Con afecto al amigo Rafa, pionero de la actividad turística en el sur de Gran Canaria. Por darme pinceladas de una gran historia que aún tiene por desvelar más detalles.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.