CAMINO DE SANTIAGO 2022 (1)

Comienzo esta serie de relatos sobre el Camino de Santiago agradeciendo al Naciente la oportunidad que me brinda para poder expresar mis vivencias y anécdotas de esta ruta milenaria, y multitudinaria, y que por ende debería de tener cada vez menos misterios y secretos, pero que al contrario de lo que habría que pensar, cuánto más la conozco más me intriga.

Quizás porque yo observo con detenimiento señales que para el tumulto y la algarabía pasan desapercibidas. O tal vez mis limitaciones físicas, hacen que haga más descansos en el camino y por tanto pueda observar detalles inapreciables para la gran mayoría. Sea de una manera o de otra, de mis tres Caminos de Santiago, tengo muchas historias que contar y espero hacerlo de manera amena y poderles transmitir la pasión con la que viví cada uno de esos momentos.

Antes que nada, aclarar que no me considero escritor (profesión que respeto y admiro desde muy pequeño), aunque sí comunicador. Y por tanto, la intención que persigo al contarles estos “secretos” es que  todos/as aquellos/as  a los que les gustaría “Vivir el Camino” y que por una razón u otra no lo pueden hacer, consigan llevarse un trocito de mis vivencias y se sientan al final de cada entrega como si lo estuvieran viviendo en primera persona.

La verdad es que no sé por donde empezar…así que empezaré por el principio.

El origen del camino y porqué se realiza.

 Fragmento visible de la Santa Columna, (la columna de Jaspe),  el que se besa, en la parte posterior  del pilar. La tradición de besar el Pilar ya está atestiguada desde la Edad Media. El desgaste sufrido por la Santa Columna a causa de los continuos ósculos de los fieles, provocó que se modificara la altura de la apertura de la funda. El óvalo de oro que lo rodea no se colocó hasta mediados del siglo XX.

Siendo respetuoso tanto con los creyentes como con los agnósticos y ateos, comienzo a describir los hechos  relatados por la iglesia católica y que han dado como resultado lo que hoy conocemos como el “Camino de Santiago”:

A la muerte de Jesús, al igual que el resto de Apóstoles, Santiago el Mayor dedicaría su vida a predicar y extender el Evangelio por todo el mundo, llegando a tierras de “Gallaecia”, la actual Galicia, y recorriendo gran parte de Hispania. Cuando se encontraba en Zaragoza, se le apareció la Virgen María, para avisarle de que su muerte se acercaba. Como testigo de esta aparición, la Virgen dejó una columna de jaspe, conocida por todos como “El Pilar”, de donde deriva el nombre de la “Virgen del Pilar”.

Tras este encuentro, el apóstol regresa a Palestina en el año 44 después de cristo, donde el rey Herodes Agripa ordenaría su muerte, tras una serie de persecución a los cristianos. Debido a que su muerte fue por decapitación, la Cruz de Santiago se asemeja tanto a una espada.

Al morir el Apóstol, y ante la negativa del emperador de poder sepultarlo , sus discípulos, Teodoro y Atanasio deciden huir con su cuerpo y llevarlo allí donde había pasado tantos años, llegando a tierras gallegas, concretamente a Iria Flavia, remontando el río hulla en el actual pueblo de Padrón, y amarrando la “barca de piedra” a un “pedrón”, que hoy se conserva, expuesto bajo el altar de la Iglesia de Santiago en Padrón

En este punto quiero hacer varias aclaraciones:

-El nombre del pueblo de Padrón (famoso por   sus    pimientos, “los pimientos de Padrón…unos pican y otros no”), en realidad proviene del “Pedrón” (piedrón: piedra grande), donde la tradición oral dice que se amarró la “barca de piedra”, donde se trasladó a Galicia, los restos del apóstol.

  -En cuanto a “la barca de piedra”, hay que decir que muchos estudiosos creen que en realidad se trataba de una barca, destinada al transporte de piedras y que el equívoco surgió en la traducción de los textos históricos

Pedrón que se conserva en la Iglesia de Santiago de Padrón.

Precisamente, uno de nuestros descubrimientos en nuestro último camino (en mayo de 2022) y que si no eres observador te puede pasar desapercibido es el uso del granito natural para todo tipo de edificaciones y construcciones tanto privadas como públicas, debido a la abundancia y lo económico que resulta en esta comarca. Si haces el “Camino”, te lo vas a encontrar incluso en las cunetas, aunque sin pulir, recién extraído de la cantera, esperando a darle buen uso. Algo inconcebible para este que les escribe, que pagó una fortuna por una encimera para su casa de este material.

Pero sigamos con nuestra historia, nos habíamos quedado con la llegada de los restos del apóstol a la antigua Iria Flavia, que estaba gobernada entonces por la reina Lupa, mandataria pagana que sometió a Teodoro y Atanasio a duras pruebas antes de concederle permiso para dar sepultura al Apóstol Santiago. La más conocida es la de los bueyes que los discípulos de Santiago piden a la reina para poder transportar el cuerpo. Para impedir sus planes, Lupa les dejó unos bueyes salvajes. Pero ante las oraciones de Teodoro y Atanasio, los animales se hicieron dóciles y permitieron trasladar el cuerpo del Apóstol.

Cuenta la leyenda que son los propios bueyes los que deciden finalmente el lugar del enterramiento de Santiago. Sería en una zona cercana a la fuente en la que se pararon a beber y que hoy en día se conserva en la Rúa do Franco de Santiago, a apenas 100 metros de la Catedral y de la Plaza del Obradoiro. Que paradojas de la vida,  esa fuente, a día de hoy se encuentra en la calle de copas y taperío de Santiago, y cuyo nombre, por otro lado, no tiene nada que ver con el caudillo español sino con otro Franco.

Ante este milagro, la reina Lupa se convertiría al cristianismo y proporcionaría un sepulcro al Apóstol y quedó al cuidado de sus discípulos, que posteriormente fueron enterrados junto a los de su señor y la tumba quedó en el olvido durante siglos. Y es aquí donde nace la leyenda y el legado jacobeo.

El Campus Stellae

Ocho siglos tendrían que pasar para que los restos del Apóstol fuesen reencontrados.

El responsable fue Pelayo, un humilde ermitaño que vivía en el monte Libredón. Corría el año 823 (siglo IX) cuando Pelayo comenzó a ver en el cielo unos destellos luminosos y como unas estrellas señalaban un lugar concreto.

Tras ver el fenómeno varias noches, el ermitaño decidió abandonar su cueva y corrió a contárselo a Teodomiro, obispo de Iria Flavia. Tal era la insistencia de Pelayo que el obispo decidió comprobar con sus propios ojos el fenómeno estelar. Ambos decidieron acercarse al lugar y descubrieron oculto un sarcófago con tres cuerpos. El obispo Teodomiro se dio cuenta enseguida cuenta que acababan de encontrar la tumba del Apóstol.

Ante la importancia del hallazgo, Teodomiro decide desplazarse a Oviedo, capital del reino, y contárselo al monarca Alfonso II, el Casto. El rey es consciente de la importancia del descubrimiento y decide trasladarse personalmente para verlo. Así, el rey Alfonso II se convierte en el primer peregrino de la Historia. Y su recorrido entre Oviedo y la tumba del Apóstol, en la primera Ruta Jacobea, la que hoy conocemos como Camino Primitivo.

El propio monarca mandará construir un templo para albergar los restos del Apóstol y que fuera digno de visitar por parte de otros monarcas cristianos. Este será el inicio de lo que es hoy la Catedral de Santiago y de la conformación del ‘Campus Stellae’, la actual Santiago de Compostela.

A esta primera peregrinación de Oviedo a Santiago le sucederían en seguida muchas más. La noticia se fue extendiendo como la pólvora por toda Europa.

Los monarcas cristianos iniciaron así su peregrinación a Santiago. Primero a través del hoy denominado Camino del Norte, una Ruta que recorría todo el norte peninsular y evitaba los territorios conquistados por musulmanes. Posteriormente, en el siglo XVII, se descubrió el famoso «Codex Calixtinus”, (famoso por haber sido robado y devuelto en extrañas circunstancias), que narra en sus cinco libros y dos anexos y más de doscientos pergaminos los detalles del peregrinaje desde Francia, convirtiéndose desde entonces el “Camino Francés” en el más transitado, aunque existen otras muchas rutas Jacobeas, entre las que hay que destacar la de Gran Canaria, única en el mundo y con características muy diferenciadoras, que merecerá un capítulo entero.

Con los siglos, el “Camino”se ha convertido en una vía de civilización y de desarrollo cultural, artístico y social en toda Europa. Por ello, el Camino de Santiago fue declarado Patrimonio de la Humanidad además de convertirse en el primer Itinerario Cultural Europeo.             

Pero quedan muchas preguntas por responder:

¿Se sabe a ciencia cierta a quién corresponde los restos del sepulcro de Santiago de Compostela?; ¿Se han hecho estudios fidedignos?; ¿Han sucedido milagros?; ¿Cuántos caminos hay?; ¿Qué es la “Compostela”, y cómo se consigue?; ¿Existen otras acreditaciones en el camino?…Pero esas y otras preguntas tendrán respuesta en las próximas entregas.

Octavio Montesdeoca

Docente de Turismo, Gestor de Calidad, Guía Turístico y Director de Hoteles     

One thought on “CAMINO DE SANTIAGO 2022 (1)

  • Estoy anonadado … Tremendo trabajo de investigación….. Me encanta y aplaudo a rabiar …siempre sorprendiéndome Octavio ..un mega abrazo……

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.