UN CUÉNTAME DE PASIÓN…

CUENTAME1Este fin de semana, una luna inmensa ha imantado la belleza serena de las medianías y cumbres de Valsequillo. Los fotingos y carros clásicos, pusieron la nota de color vintage a un encuentro entrañable, cargado de emoción y deseos de grandeza.

Si bien es cierto que este evento encontró de nuevo su casa, su pueblo, su continuidad y que tan sólo un lapsus en la historia, le hace ser más fuerte y más preparado para sobrevivir en fusión con las grandes fiestas del municipio.

 

Valsequillo vivió un novedoso y pionero Rallye Turístico a conjugar el escenario más retro con la fiesta de los años sesenta. Un dominical pletórico de intenciones y curiosidades sobre el pulso de las Ruedas. Buenas vibraciones del colectivo que con una gran participación se daban cita cual demonios encantados, a los pies de San Miguel. CUENTAME3

En el Rallye, la veteranía y pasión de Facio y su hija, llevaban el impoluto Fulvia por los caminos de la gloria, en una feliz actuación final. Merecido pódium para un viejo rockero adicto a las pasiones del patrimonio. Aplauso para todos.

Especial reconocimiento y sintonía para los veteranos. Miguelito Ramírez, taxista de otros tiempos, hizo volar el coche «Harry Potter GC 15 mil y pico..». El Señor Florido sacaba pecho a los mandos del BJ 40, y el dúo, de Eladio Y Miguel, se quedaban con el premio al infortunio ya que su exquisito Mini nacionalista, techo inglés, decidió dejarles tirado en las salida. Solución que aplicaron mandando la grúa y acercándose al garaje a por otro.

En motos, Benito y Antonio Franco defendían honores de una aletargada tropa motera, que aparecía tímidamente el día grande, como quien va a la fiesta del otro barrio.

Y sucedió el milagro de fraguar el reencuentro, con el acierto agraciado de algunos clubes y colectivos. Los escarabajos, los minis, los seiscientos, los antiguos, los deportivos, los Renault, los inventos, los Bejotas, todos dejaron buena huella de su paso y apuntes para su historia.

CUENTAME2Mención distinguida en clase y elegancia para el Whippet antiguo del amigo Lucas, recién restaurado que tuvo la valentía de subir de su garaje, tres coches, el solo. Gracias puntal.

Un Citroen Charlestone 2cv. de Víctor y Jills, recién hecho para la ocasión y un rosario de Bicis transformer de los amigos de Eugenio. Nota alta y color a un día amable y cercano.

Pepe Monzón sigue enseñándonos la historia, dándonos información exacta de los acontecimientos, sus fechas, sus personajes. Proyectando aquel viejo circuito de Corralillos donde nos deleitaba las peripecias de su padre, apurando frenada con el pequeño mini. Una exposición de sus recopilaciones fotográficas entretuvo a la «parroquia»

Y a eso del mediodía, salió el lagarto motorizado, corriendo por las dunas para presentarnos el próximo escaparate, el esperado Viejas Glorias. Que ya, en su creatividad de cartelera, promete.

El mercadillo estuvo complementado por una muestra de artesanía. El festival de folklore internacional puso la nota de calidad a un nCUENTAME4umeroso público, que vibraba con el Kosachok. Casi con la misma luz que amaneció el día, se fue retirando al memorable recuerdo feliz de un agradable fin de semana de cuento.

Hasta el próximo capítulo de este renacido acontecimiento anual, donde los gozos son pasiones guardadas para liberarlas en tales fechas y las sombras son cortinas de humo disuadido, volvemos al pasado para recuperar las semillas guardadas de aquel hermoso proyecto, para seguir sembrando sabiduría y demandando lucidez.

Gracias a todos los que apoyan este encuentro con la fiel voluntad de elaborar su destino.

Gracias. Les seguiremos contando historias sobre ruedas.

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.