TRINCHERA ABANDONADA

Es tiempo de guardarse de los extraños, de investigar los sucesos a cierta distancia.

Estoy convencido que nadie notará nuestra presencia, un gato no va más allá de una minina compañía juguetona y complacida.

Sin embargo, yo no estoy seguro de mi relativa experiencia en esto de la retaguardia y jugar al espía, quiero saber que va a suceder al fin.

Parece que los mayores deben actuar con sus impulsos destructivos, son competitivos para todo, quieren que en su espacio nadie les intimide y se vuelven jerarquía.

Por eso mi amigo don gato y yo hemos elegido esta trinchera abandonada desde donde tenemos una amplia vigilia y controlamos un abanico de posibilidades en el desenlace.

Espero poder controlar el miedo y los deseos de huir. ​Porque la vida es bella y nos apetece vivir, mejor bajamos la voz y no se te ocurra maullar. 

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.