MIREMOS PARA FINLANDIA

SILVIAMientras en España seguimos esperando si finalmente fructifica el experimento PSOE-Podemos-ERC, con algún que otro satélite -cualquier cosa con tal de tener un gobierno al fin-, llega Finlandia y nos vuelve a dar una nueva lección sobre democracia, de esas a las que nos tienen acostumbrados los países nórdicos, cuyas estructuras políticas, institucionales y sociales difieren un mundo respecto a las de los países del sur de Europa.

Tras la dimisión del primer ministro finlandés hace unos meses (porque negó tener constancia de que iba a haber despidos en una empresa pública y luego se descubrió que estaba al tanto, alucinen), el Partido Socialdemócrata ha elegido a Sanna Marin como primera ministra del país.

 

Se trata en primer lugar de una mujer, de solo 34 años, de firmes convicciones feministas y ecologistas y criada en el seno de una familia integrada por su madre lesbiana y su pareja, características que a muchas personas de este país les daría auténtico pavor y les provocaría, cuanto menos, un salpullido. Imaginen qué pensarán los de Vox sobre Finlandia y su nueva primera ministra si ni siquiera son capaces de respetar la tradición y mantener a Baltasar, el Rey Mago negro, en la felicitación navideña (el partido asegura que fue solo un boceto que no se utilizó y que no hubo intencionalidad política, pero conociendo el paño no es extraño dudar).

Y la cosa no queda solo ahí. El nuevo Gobierno de Finlandia va a estar integrado por cinco formaciones políticas, cuatro de ellas lideradas por mujeres y que serán las que integrarán el Ejecutivo y tendrán las riendas del país. La única formación presidida por un hombre es precisamente el Partido Socialdemócrata, que es el de la nueva primera ministra de Finlandia.

Y aquí no acaba todo. Estas cinco mujeres, que llevarán áreas de peso como Finanzas, Interior y Justicia en este gobierno de coalición, rondan la treintena y pese a su juventud no se les acusa de nada.

Allí cinco partidos van a convivir en el Gobierno, unidos para hacer frente al partido de ultraderecha Verdaderos Finlandeses, a los que las encuestas señalan como la primera fuerza política del país y que, como sucede en el resto de Europa, ha crecido con fuerza tras la crisis con mensajes xenófobos.

Silvia Fernández

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.