EL MACHANGO

machangoSan Miguel es la fiesta de Valsequillo por antonomasia aunque, que yo sepa o tenga conocimiento, también la de San Roque o San Juan son, vamos a llamarlas de rancio abolengo. Esto fue así durante mucho tiempo hasta que se colaron en nuestro pueblo la del almendro en flor y posteriormente las llamadas fiestas de barrios y ¡oiga! allí donde hubieran dos o tres casas se encontraba usted a los vecinos exigiendo una fiesta para cada respectivo lugar. Así a las anteriormente nombradas se sumaron las de Correa, los Llanetes la Barrera, las Vegas, el Rincón, la Eremota (también llamada la remota con una “r”s sola) y sétera. Pero vamos a pararnos en la fiesta de la Eramota que en to trabajo se fuma y pasamos a contar la anécdota correspondiente como digo a esta fiesta llamada también la de las cosechas. (Bueno, también hubo quién le llamaba a la de Correa, la virgen de allá tras; a la da Las Vegas la virgen de allá enfrente y a la de La Barrera el Cristo de allá bajo. A mí no me crean, pero pa mi que ese era del casco)

  En los días previos a dicha fiesta se encontraban trabajando en el barrio unos operarios del ayuntamiento que, a las órdenes de Domingo Cabrera el concejal, se encontraban pintando una figura en el asfalto de esas que representan una parada para minusválidos. También en esta tarea había otro trabajador del ayuntamiento, pero no era un  obrero sino un muchacho dedicado a labores, digamos periodísticas, era cámara y con dicho artefacto en mano grababa las labores de los obreros. Este individuo (y perdonen el modo de señalar) era de estatura normal, ni flaco ni gordo y los pelos largos, ¡ah! y con unas gafas de culobotella. Bueno, terminada su labor de grabación, se sentó a fumar, ya dijimos antes que en to trabajo se fuma, y se quedó allí distraídamente, nada, que un pizco más tarde llegó  Pepe que trabajaba y trabaja hoy en día, como diría nuestro sin par Angelito el chaqueta, y Juan que era el que estaba pintando la figura en el asfalto cuando acabó de hacerlo fue y le dijo a Pepe, dícile: “chacho, Pepe, ¿tu vas a ir ahora pa bajo pal almacén? Si, si voy pa bajo ¿polqué? No, pa que te lleves el machango este pa bajo, refiriéndose al molde de la figura con la que la había pintado, y el cámara que estaba sentado detrás de ellos terminándose el cigarro dijo: ¡no, no se preocupen que a mí me van a venir a buscar!{jcomments on}

                                                                                                                        Tino

Dedicada con mucho agradecimiento a Juan bolaños y a Pepe Casimiro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.