TEMPORALMENTE

Faltan siete meses pajuankara las elecciones y eso se nota mucho. Nuestros gobernantes se empeñan en querer darnos buenas noticias, aunque el panorama que dibujan las cifras no sea alentador. Da igual que muchas de las decisiones adoptadas sólo beneficien a una minoría pudiente. Hay que darle la vuelta a los números, maquillarlos, reinterpretarlos y, si hace falta, desconectarlos del contexto social y económico porque…en mayo, hay elecciones.

                   Valsequillo no es diferente.

               El grupo Asba, con su alcalde al frente, ha adoptado la estrategia de incluir en su discurso el adverbio temporalmente. «El ayuntamiento va a asumir la subida del precio del recibo de la basura que ha solicitado la empresa FCC» nos decía el otro día en el pleno. Nos parece bien pero ¿hasta cuándo, señor alcalde? Le preguntamos. «Temporalmente» nos dijo. Con la tasa de depuración, que acaba de tumbar el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, pasa exactamente lo mismo. La ordenanza ha quedado suspendida, «temporalmente», hasta que se reelabore una nueva.

               Después de llevar a cabo la mayor subida de impuestos en la historia de Valsequillo y de agravar aún más la maltrecha economía de muchas familias de nuestro pueblo, nuestro alcalde ha debido pensar que era hora de darle un respiro a los vecinos, aunque sólo sea «temporalmente», porque pasadas las elecciones, tanto la subida del precio de la basura, como la tasa de depuración, la volverán a asumir los valsequilleros. Estos días, nuestro alcalde se pasea por los medios de comunicación, exhibiendo la documentación que le ha remitido el Ministerio de Hacienda porque, en el presupuesto de este ejercicio, ha logrado alcanzar la estabilidad presupuestaria.

              Lo que no cuenta nuestro alcalde, especialista en medias verdades, es que esa estabilidad presupuestaria no es mérito suyo, sino de los valsequilleros y valsequilleras, que tienen que pagar con sus impuestos, y hasta el año 2026, la nefasta gestión del grupo Asba. ¡Qué fácil es gobernar así! Haciendo que otros paguen tus errores. A nuestro alcalde no le ha temblado la mano a la hora de subir los impuestos a nuestros vecinos porque lo que quería era cuadrar las cuentas del ayuntamiento por encima de todo. Aunque eso haya supuesto quebrar las economías de muchas familias de nuestro pueblo, cuando más necesitaban de su institución más cercana. Nuestro alcalde dirige el ayuntamiento pensando en los números, no en las personas.

              Por el bien de nuestro pueblo, de nuestra gente, espero que su estancia en el poder dure lo mismo que el plazo dado en sus últimos anuncios. Sólo temporalmente.

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.