SI ALGO SE GANA, NADA SE PIERDE

tareasLa escuela pública presencial es un espacio de igualdad que ahora no tenemos. Los mismos pupitres, la misma conexión a internet, los ordenadores compartidos han sido sustituidos ahora por diferentes espacios de estudio, uno, varios o ningún ordenador con más o menos prestaciones, wiffi robada a un vecino o banda ancha, familias estructuradas y desestructuradas. Esa es la realidad en la que estamos trabajando ahora los docentes de la enseñanza pública y en la que intentan seguir la formación académica nuestros los alumnos. Hacemos lo que podemos y es mucho, muchísimo con los medios de que disponemos.

 

Hace unos días ( ya en el estado de alarma) la Consejería de Educación planteó una encuesta online a los centros educativos para sondear –entre otras cosas- las existencias de equipos portátiles, tablets y demás. A centros como en el que yo trabajo hasta nos haría gracia la encuesta, si no fuera por el momento tan serio que atravesamos. No tenemos ni una sola tablet, ni un solo equipo portátil, nada de nada que ofrecer a las familias y a nuestro alumnado. Hace mucho tiempo que esto lo habíamos hecho saber a esta misma administración educativa que ahora sí ve la urgencia… Cosas veredes, amigo Sancho, que diría don Quijote.

Vivimos una situación extraordinaria y la Consejería de Educación pretende hacerla ordinaria con burocracia que ahora no tiene sentido ninguno. Los docentes sabemos cuál es la prioridad ahora (igual que lo sabemos en circunstancias normales) y desde luego no es hacer evaluaciones para publicar las notas. Hay centros que las han publicado y, quizás sin haberlo valorado, han sumado un problema a los muchos que ya tienen las familias. Las calificaciones ahora han provocado conflictos en las casas que se podían haber evitado si no hubiesen conocido esos resultados en este momento excepcional. Los padres nos envían correos agradeciendo que no hayamos informado de calificaciones y ahora la Administración pretende que lo hagamos. Comunicaremos a nuestras familias que será por imperativo legal.

No sabemos si volveremos a las aulas en este curso. Algunas familias tienen varios hijos (algunos también mayores a su cargo), los padres están teletrabajando y es imposible meter más presión. Todos nos hemos dado cuenta de que nadie sustituye a un buen docente y que la escuela es un lugar de contactos sociales que están echando muchísimo de menos nuestros alumnos.

Recordemos todo esto para invertir en la educación pública presencial, que no hay aplicaciones que la sustituyan. Cambiar el mundo, amigo Sancho, no es utopía ni locura, es justicia.

ROSA SANTA DARÍA (PROFESORA IES JOAQUÍN ARTILES)

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.