LA PALMA, LA CARIDAD Y LA POBREZA

LUISA DEL ROSARIO

La tragedia que arrastra el volcán de La Palma es descomunal. La gestión de la parte emotiva tendrá que llevarse a cabo por las propias personas afectadas, aunque saben de sobra que cuentan con la solidaridad de buena parte de la población. La gestión de la parte económica, sin embargo, corresponde a las administraciones públicas. Y no, no se trata de caridad. De ahí que produzca vergüenza ajena ver a instituciones pidiendo donativos. Que la sociedad civil, en un intento de sentirse útil, organice galas benéficas no deja de ser muestra de la preocupación por sus vecinos, que las administraciones públicas se apunten a la limosna es el reconocimiento de que esas instituciones son un fracaso.

Pero, sin restarle un ápice de importancia a la catástrofe de La Palma, diríase que hace falta un evento que atraiga las miradas de la prensa nacional e internacional para que los distintos gobiernos se acuerden de que en Canarias hay una pobreza insostenible. La tan poco sospechosa de izquierdista AIS Group recordaba esta semana que el 12,8% de los hogares canarios padecen carencia material severa, 7,1 puntos más respecto a 2019.

A estos «pobres» no viene a visitarlos ni el relator de la Unión Europea de la pobreza, ni los reyes, ni el presidente de España, ni el de Canarias. Ni siquiera los presidentes de los cabildos, aunque sea acompañados de la Susana Griso de turno para que los entreviste. Ni los alcaldes, que lejos de ocuparse de sus convecinos, desahucian a las asociaciones que reparten la comida del Banco de Alimentos o no les pagan el transporte porque eso sería «alegal».

La Palma no necesita del circo de la caridad, tampoco la ciudadanía canaria que está bajo el umbral de la pobreza. Son derechos fundamentales que hay que respetar y, para ello, no basta con crear una renta mínima de inserción o un ingreso mínimo vital si al final se queda por el camino por falta de personal, burocracia o las dos cosas.

LUISA DEL ROSARIO (CANARIAS7)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.