…EN EL ÚLTIMO MINUTO

      victor navarro  El Ayuntamiento nos lanza una cortina de humo para que no veamos las chapuzas del pasado, en el tercer año de legislatura, cuando tan solo faltan algunos meses para unas elecciones, se publican las bases para el acceso al plan de empleo social y se difunde a bombo y platillo para justificar su ridícula y opaca gestión en cuanto al empleo y la trasparencia, esta vez, señalando  descaradamente cual es la situación social y económica de aquellas personas que consigan ser seleccionadas.

        El grupo de gobierno, Asba, ha generado un nivel de desorganización tal, que ha imposibilitado adaptar las necesidades de estas personas durante todos estos años que han gobernado, olvidándose del volumen de gestión que requiere un municipio como Valsequillo de Gran Canaria frente a este drama social. Es ahora, en el último minuto y después de varios planes de empleo, cuando les preocupa la trasparencia, la publicidad y el desempleo. Durante el tiempo que llevan gobernando no se habían dado cuenta que el empleo es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos de Valsequillo, que la crisis económica que atraviesa España y toda Europa azota a este municipio con más de 1150 desempleados/as, de los cuales, no se conocía su situación personal porque no se les había tenido en cuenta desde la institución municipal durante estos años.

       Con el tiempo que llevan gobernando era para haber conocido mes a mes, semestre a semestre, o mínimamente, año a año, cuál era la situación específica de cada una de estas personas. Visto la reacción social a la publicación de unas bases para la selección de personal, desvelan el insuficiente trabajo de seguimiento realizado durante el pasado. La tasa de desempleo en España supera el 24%, canarias esta en cifras superiores a la media nacional con un 32% y Valsequillo está entorno al 13%.  Estas cifras hacen reflexionar y exigen actuar, bajo presión, exigiendo mucha precisión porque quienes lo están pasando mal son personas y familias completas, que durante muchos meses e incluso años no encuentran la oportunidad de despeñar un empleo, esto no es nuevo y el ayuntamiento bien que lo sabe, cuando el alcalde anuncia públicamente que ha incrementado un 300% las ayudas sociales.

       Es el principal bache que se encuentran los ciudadanos para superar esta crisis, pero mientras, este grupo de gobierno se regocija de satisfacción con su flamante iniciativa, sin darse cuenta de una triste realidad, publicar unas bases para que todos aquellos que tienen la soga al cuello salgan a la plaza pública a exhibir sus penurias, porque este ayuntamiento quiere confundir a sus vecinos con la doble moral de la ayuda social con el empleo público.

       Los principales objetivos que se buscan con la puesta en marcha de los planes de empleo social son varios, el principal no podía ser otro que el de ayuda a quienes peor lo están pasando, como fórmula de adaptación y enseñanza a esta población en la búsqueda de nuevos nichos de empleo y orientación laboral. Buenas intenciones desde la idea general que con la mezquindad y oportunismo de las administraciones locales, más el descontrol de sus responsables, al final se traduce en mano de obra barata, a la que se le dota con un chaleco reflectante y con suerte unos guantes, lejos de las exigencias de la ley de prevención de riesgos laborales y de las garantías de los convenios colectivos de los empleados públicos, que garanticen la seguridad en los trabajos que realizan o el bienestar laboral de estos trabajadores y trabajadoras.

       Empleados actuando como barrenderos/as, jardinero/as, peones/as, pintores/as o lo que se le ocurra cada día al concejal/a o encargado/a de turno, sin la supervisión del proyecto que hay detrás de estos trabajos o un plan que ayude a estas personas a intentar afrontar un futuro con mejores expectativas, todo ello muy lejos del fin de lo que se buscaba con los planes de empleo social. Ni formación, ni orientación, ni nada de nada, a trabajar con los mínimos recursos posibles para que no ocasionen mayores gastos. 

        A lo que quiero llegar con todo esto, es que se están cubriendo necesidades estructurales organizativas del propio ayuntamiento con la llegada de cada plan de empleo social, como personal eventual del propio ayuntamiento, cuando esas funciones son propias de un personal que forme parte de la plantilla municipal, con un contrato y unas condiciones como lo merecen. Prueba de ello es el desequilibrio que vemos en nuestro municipio con la caída de la inversión de las administraciones en los últimos años, desde la legislatura anterior vemos como la merma en los presupuestos para los planes de empleo social es directamente proporcional con la dejadez del ayuntamiento en el mantenimiento del municipio, jardines, parques, aceras, basura, etc… algo que debería estar recogido organizativamente dentro de una estructura municipal permanente, y no de la forma con la que se está haciendo.

       Esto sucede en Valsequillo por la mala gestión realizada desde las concejalías tanto de servicios como de recursos humanos del consistorio municipal, no solo de ahora, ni tampoco del anterior, esto es un lastre histórico, que ninguno de los que fueron desempeñando su cargo fueron capaces de remediar, saliendo al paso con la única preocupación del clientelismo, tanto para prestar un servicio al que todos/as los ciudadanos/as tienen derecho, como para colocar al que le tocara el turno a cambio de sumisión política, el favor por favor, el yo te doy hoy y tu me votas. Así nos ha ido hasta hoy, así estamos ahora y así seguiremos por muchos años, porque esa ha sido la enseñanza democrática que han recibido la mayoría de los ciudadanos de este pueblo.

      Quiero terminar recalcando el sufrimiento al que nos ha sometido el gobierno de la derecha, un auténtico drama político, social, ético y moral. El brutal recorte aplicado desde el gobierno del Sr. Rajoy a nuestra Comunidad Autónoma en partidas destinadas a los planes de empleo social, con el descarado consentimiento del Ministro D. Jose Manuel Soria, no quedando ahí las trabas para que este tipo de planes sociales pudiesen llegar con contundencia a la ciudadanía, ya que por segundo año consecutivo el Cabildo de Gran Canaria, gobernado por el Sr. Bravo de Laguna con el apoyo de dos tránsfugas, el mismo que presume de ser el gran defensor de los intereses de los grancanarios y las grancanarias, se permite el lujo de no firmar el convenio de este plan de empleo 2014-2015, dejando por segunda vez en desventaja a los/as ciudadanos/as de esta isla para favorecer las partidas que transfiere el Gobierno de Canarias al resto de municipios de toda la comunidad autónoma, municipios de otras islas en donde sus cabildos si que lo han acogido, siendo el de Gran Canaria el único de los siete que lo rechaza. Tan solo por su soberbia inoperancia y la falta de sensibilidad, convirtiéndose así en el Cabildo más antisocial de la historia.

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.