PABLO RODRÍGUEZ, CAMPEÓN DE EUROPA JUVENIL

PABLO RODRÍGUEZ, UN VALSEQUILLERO CAMPEÓN DE EUROPA JUVENIL

Pablo, muestra la medalla del título

Cansado después de un largo viaje de regreso desde Suiza. Cojo, porque tiene una rotura fibrilar que no le impidió rematar «con el alma» para abrir la cuenta de la final de la Youth League que acaba de conquistar con el Real Madrid juvenil. Y feliz, inmensamente feliz, a la luz dorada de la medalla que le cuelga del cuello y que le distingue como campeón de Europa. Pablo Rodríguez, grancanario de Valsequillo, saborea con toda la intensidad que se merece el hito que acaba de lograr a las órdenes de Raúl González en el equipo blanco. Poco antes de emprender una escapada a Fuerteventura para recargar fuerzas, compartió sus sensaciones todavía con la alegría a flor de piel.

“Que te llegue el reconomiento del presidente, de Raúl que lo ha sido todo… Una locura”

-¿Cómo se siente siendo campeón de Europa juvenil con el Real Madrid?

-Pasan las horas y tratas de asimilarlo todo. No es fácil porque han sido muchas emociones de golpe, todo demasiado especial. Pero te sientes como en una nube porque no han parado de llegar felicitaciones de muchas personas.

-Posó con el trofeo junto a Raúl González, Florentino Pérez acompañó a la expedición y les felicitó personalmente…

-También vino Butragueño, Roberto Carlos… Para alguien como yo que creció siendo muy del Real Madrid, esto es un sueño cumplido. Fichar por el mejor club del mundo, ir escalando categorías en su cantera, ahora este título de Europa y que te llegue el reconomiento del presidente, de Raúl que lo ha sido todo… Una locura.

– ¿Marca el gol de la final lesionado?

-Así fue.

– ¿Pero había pedido el cambio cuando se produjo la jugada del 1-0?

-No me había dado tiempo. En una carrera que hago tratando de enfilar la portería contraria, noté un pinchazo atrás y ya sabía que era algo serio. Quise aguantar aunque no podía. Pero estaba arriba, me llegó el centro y rematé con el alma. Sentía muchas molestias y, de hecho, en la celebración del gol ni me podía agachar. Pero en el momento de ver venir la pelota, tuve muy claro que debía sacar fuerzas como fuera para llegar al esférico y desviarlo con la cabeza. Luego ya me sustituyeron.

– ¿Imaginaba esto después del confinamiento que vivió en su casa y con las incertidumbres que trajo el coronavirus?

-Todos vivimos momentos muy duros dentro y fuera del fútbol. Y la Youth League, al ser una competición de la UEFA, estaba en dudas al implicar equipos de diferentes países. En esas semanas me propuse tener una gran disciplina de trabajo para llegar en la mejor forma posible a la fase final si se podía disputar, como así fue.

– Después de esta conquista, ¿qué futuro vislumbra?

-Por lo pronto, descansar hasta el domingo, que debo volver a Madrid. He estado en Valsequillo, con mis amigos, con la familia, con mi gente y eso me da muchas fuerzas porque me considero una persona muy identificada con mi entorno y con lo que siempre me rodeó hasta que me fui a vivir a Madrid. Luego, tras estas pequeñas vacaciones, trataré de recuperarme lo antes posible de la lesión y hacer la pretemporada con el Castilla. Voy poco a poco.

“Haber coincido con Benzama en el mismo campo es un lujo”

– Pero quienes le conocen dicen que si se fue de casa a las 15 años fue para triunfar en el Real Madrid.

-Es para lo que trabajo día a día, pero soy un chico humilde, que sabe que sin sacrificio no se llega a nada. No he parado de cubrir etapas en edad de formación, siempre con buen rendimiento, y quiero seguir igual. Lo que tenga que venir, vendrá. Lógicamente, imaginarme en el Bernabéu con la camiseta del Madrid es algo insuperable para mí. Y con esa motivación me levanto cada día para entrenar.

– Empezó en el Valsequillo, lo fichó la UD y, cuando empezaba a sobresalir, se fue.

-Tenía la posibilidad del Madrid, gracias a Sixto Alfonso, y ni me lo pensé. Cuando llegué cambiaron el director deportivo y lo que era un fichaje seguro se convirtió en una prueba de cinco días para ver si me cogían. Confié en mí y tras el primer entrenamiento me comunicaron que me quedaba allí. Arriesgué porque tenía clubes que me ponían un contrato seguro, pero mereció la pena. Por supuesto que sí. Sixto me ayudó muchísimo para poder pertenecer al equipo que siempre quise. A la UD le estoy muy agradecido por todo lo que me inculcó y todo lo que me aportó.Es el equipo de la tierra y fue un orgullo defender su camiseta. Mis palabras hacia la UD solo pueden ser positivas porque me trataron de maravilla.

Pablo, valsequillero del Real Madrid

– Delantero con gol y de los que hacen kilómetros…

-Es que me gusta implicarme mucho en el juego, asociarme con los compañeros, ayudar cuando no se tiene el balón. Vivo los partidos a tope. Me sacrifico en cada jugada, trato de dar el máximo en cada segundo. Y, bueno, goles alguno hago (ríe)… Prefiero que me vean jugar a que sea yo el que hable de mis condiciones.

– Le ha dirigido Raúl y ha participado en entrenamientos con el primer equipo del Madrid. Tiene buenos maestros para evolucionar…

-Poder aprender de Raúl es algo increíble. Y admiro mucho a Benzema y haber coincidido con él en un mismo campo también supone un lujo. Te das cuenta que está a otro nivel que el resto, que es un fenómeno. Raúl y Benzema son mis referentes. Trato de evolucionar siempre y con estos ídolos que tengo tan cerca siempre es mucho más fácil.

IGNACIO S. ACEDO (Canarias7)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.