PATIO DE NUBES JUGUETONAS

En el despertar de la aurora, el paisaje duerme la resaca de un sofocón de verano; los alisios han sacado sus nubes a jugar al campo, como si del patio de un colegio se tratase, mientras la gran masa guardián descansa en los costados de las montañas: El Piquillo, el Montañón, las cumbres de Tenteniguada, Los Alfaques.

Hoy es una mañana tranquila, de estas de junio, unos días con una subida de termómetro, ha sucumbido a los ocres del campo, se borró la pizarra del verde y se llenó el tapis de los amarillentos. Ha habido un cambio radical, llegó don verano secón y justiciero.

En esta inminente bienvenida sin aplausos, las nubes más jóvenes, esas de 30, 40 y hasta cien metros de masa húmeda, se han separado de sus madres, para bajar reptando por las laderas a los recovecos del barranco, acariciar los árboles con su pañuelo de humedad, acompañar las plantas más sufridas por el calor.

El paisaje es un laberinto de tierras y nubes sueltas y amarradas, la belleza de este fenómeno no tiene desperdicio, es tan sutil a la mirada, tan amable. Pensar que es verdad que las nubes juguetonas bajan a jugar al patio con las plantas, no pueden llover pero las acaricia y consuela.

El despertar del sol es inminente, y en las montañas las nubes adultas llaman a recogerse a los niños. Tienen que volver del patio de los barrancos y dejar de jugar con las plantas; no pueden andar por ahí cuando “el perico” salga y devore de un resplandor toda esa humedad etérea.

Es peligroso cuando despierta y, bien que lo saben las adultas, que optan por recoger a sus hijos e iniciar el ascenso a los cielos, mientras en el horizonte los colores del fuego marcan el inicio de otra vida, la de los que duermen y resucitan del sueño otra vez.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.