DON HERIBERTO Y SU ARIEL SQUARE FOUR 1000

Feli Santana
Feli Santana cargado de anécdotas y costumbrismo

Pocas veces me he sentido atrapado en la nostalgia de un tiempo pasado que manifiesta ese carácter romántico a la lectura de toda una vida de emociones y sueños junto a las motos, quizás porque el romance cuando es contado en primera persona por su artífice, adquiere una nueva dimensión de la realidad llamada vida, un pasaje tan real como continuo de armonía, lucha y felicidad junto a las cosas que marcaron la existencia.

Cuando Heriberto me contó la historia del amor del perro con su Ariel, me sentí huérfano de más noticias y experiencias cercanas a aquellos relatos tan de cuento de cabecera. No hemos querido perder la oportunidad de que fuera Heriberto y su experiencia de la vida, quien nos diera más apuntes de tantas historias que guarda en su memoria prodigiosa. Y nos refrescara con ese carácter de cuento del abuelo a todos los que hemos vivido cerca de la familia y del amor por las motos y las circunstancias.

En este nuevo encuentro con su infinita bondad histórica, nos mostró más detalles de su pasión desmedida por los automóviles y en especial por su moto Ariel. Sacó del baúl un listado tan interesante como el control estadístico de todos los coches que hubo en la Villa de Ingenio, antes del año 1930. Y entre otros datos, sus matrículas, propietarios, usos y datos relevantes que se pueden observar en el documento.

Recordar nombres y anécdotas con la frescura de un joven lozano es todo un honor a la gracia de la vida, calles, carreteras, personajes, anécdotas, experiencias y la relación directa en el sentido de su vida junto a sus pasiones infantiles. Hoy somos parte afortunada y precursores de su memoria por esa infinita bondad y amor por las motos.

Desde aquel flechazo en el garaje Kune de la capital grancanaria en los años 50, por un amor llamado Ariel Square Four 1000 y las secuencias de los dos caminos que proyectaron el espacio para el reencuentro 50 años después.

A ojos y pluma de un buen novelista se puede grabar, varias temporadas de “Netflix”. Por ello, hemos querido acercar de nuevo con cámara en ristre, al espacio de su nostalgia y la dulzura de su cuento.

Si han llegado hasta aquí, liberen algo más de tiempo y disfruten del contenido de tan hermosa historia de amor por las motos y los animales.

Aunque admito que seguiría embelesado escuchando a Heriberto y sus mil formas de contar la historia de una vida intensa y emocionante.

 Gracias maestro

«El amor por las motos, perdura de por vida» (Feli Santana)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.