UN TRIUNFO EFÍMERO

alfonsoNo recuerdo que una fuerza dizque nacionalista de izquierdas votara a favor de proyectos presupuestarios del Partido Popular en las Cortes. Ciertamente ERC votó varios proyectos presupuestarios, pero presentados por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Lo que sí recuerdo -lo que cualquiera puede recordar- es a Román Rodríguez denunciando agriamente esa bajeza de apoyar gobiernos y políticas impresentables a cambio de pasta, como hacía Coalición Canaria. Lo que ocurre es que antes, un poco antes, cuando militaban en CC, a Rodríguez y a su cuate Pedro Quevedo lo de negociar con tus escaños le parecía muy bien. Incluso con Aznar y Soria. Incluso compartiendo el Ejecutivo regional con los conservadores. Ahora, quince años después, se cierra el círculo. Pero muy progresistamente, por supuesto.

 

Quizás uno sea un poco desconfiado, pero se me antoja que no parece una situación política precisamente caracterizada por la estabilidad, los consensos y los compromisos. Ese 75% de descuento de los viajes aéreos y marítimos a la Península -la mitad del precio actual- supuestamente conseguido por las extraordinarias habilidades negociadoras del señor Quevedo es mucho menos consistente que un bizcocho de Moya. Da un poquito de vergüenza escuchar a Rodríguez decir que el descuento no solo es «un derecho», sino que se prolongará en el tiempo indefinidamente porque, como el amor, «es para siempre». Se supone que es para siempre porque se blindará en el REF. También figura en el REF hace muchos años que el Estado se compromete a que la inversión estatal en Canarias alcance la media de la inversión en estatal en España, y excepcionalmente solo en estos presupuestos se logrará. Presentar los descuentos en los billetes aéreos como un derecho inalienable que durarán hasta la próxima glaciación, cuando podamos llegar a la Gran Vía caminando, es algo que ni la CC de sus mejores tiempos -los tiempos presidenciales de Rodríguez- tuvo las gónadas de proclamar.

Todo lo que los nacionalistas consigan de este gobierno moribundo, ineficiente y ineficaz, acosado por la corrupción, vaciado de cualquier proyecto político y encerrado en su propio, paralizante mutismo, tiene una evidente fecha de caducidad. En lo que debería esforzarse el nacionalismo canario es el alcanzar acuerdos con las fuerzas políticas más importantes de las Cortes y no en negociar exclusivamente con los gobiernos. Sobre todo con gobiernos que no van a cumplir. Porque no van a poder. Porque pasado mañana dejarán de ser proyecto y quizás de ser partido. Por supuesto, la condición indispensable para diseñar esa estrategia política pasa por la unificación de los nacionalistas y regionalistas isleños en una estrategia política y parlamentaria común.

ALFONSO GONZÁLEZ JERÉZ

NOTA DE LA REDACCIÓN:

El mercadeo de NC parece que tiene los días contados y su autobombo puede tener un recorrido efímero, porque tras apoyar la moción de censura de Pedro Sánchez puede que el PP introduzca enmiendas a sus propios presupuestos y a través del senado empantane todo el proceso de aprobación de lo PGE. 

{jcomments on}

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.