COLMENAR BAJO

Foto: Juani Vega

Junto al barranco San Miguel, molinos de agua. Y recostado en sus riberas, duermen los inviernos el Colmenar Bajo, entrañable y peculiar, antiguo y estacionado, mira a las cumbres desde ese rincón enconado, cuando la tarde se acaba y la luz desaparece en la cumbre del ocaso, duerme la estación verde del frio, alumbrada por farolas de paso, que destacan siluetas entrañables entre tejados y huertos.

Allí el viejo Cuartel del Colmenar, punto de osadía, destacamento que sirvió como el viejo poder militar en las medianías, Hoy guarda su recuerdo y memoria el edificio conservado con verodes adornados y entre los almendreros y acebuches eucaliptos centenarios, que ondean el viento en el silencio de las cuevas y terrazas del barranco. Valsequillo lleno de rincones y suspiros. 

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.