¡AL FIN LA LEY SOBRE LA EUTANASIA!

Por fin una ley digna muy demandada

A estas alturas de la historia, no creo que nadie ponga en duda que la iglesia católica y muy especialmente, la iglesia católica española, se ha mostrado contraria a cualquier avance de la sociedad y se ha mantenido aferrada a la tradición, como forma de control y dominio de la ciudadanía y al mismo tiempo sacar rentabilidad de ello.

Ya a finales del siglo XV vivió una situación privilegiada como consecuencia de su íntima unión con el poder político y por el papel que la monarquía española protagonizó como defensora de la fe católica y paladín de la Contrarreforma.

Con posterioridad y ya con los borbones, cuando en Europa corrían aires de liberalismo y separación iglesia-estado, se mostró siempre defensora del absolutismo monárquico y no dudó en apoyar siempre al poderoso olvidándose del débil.  Durante los movimientos fascistas europeos supo callar ante la barbarie, la exclusión y el asesinato y en España ser aliado del golpismo y vivir bajo la protección del franquismo.

La Iglesia y la derecha reaccionarias, siempre contra los avances sociales y las libertades

Siempre ha sabido sacar tajada del poder y aún hoy, en pleno siglo XXI, mantiene un estatus de privilegio y de especial protección. Tan solo hay que recordar la vigencia del «concordato», aunque ahora se le llame «acuerdos estado/santa sede», y por ejemplo, las inmatriculaciones autorizadas por el P.P. del señor Aznar.

Todo esto ha supuesto la excelente relación y la semejanza argumental entre la iglesia y la derecha (extrema derecha) de nuestro país. No ha habido avance científico ni ley social que pudiera reconocer derechos y libertades individuales (divorcio, aborto, matrimonio homosexual y ahora la eutanasia), que no hayan sido torpedeadas y denostadas por los partidos de la derecha y por sus aliados eclesiásticos.

 Decir que la iglesia católica, en especial la española, sigue anclada en el pasado, es inmovilista, arcaica y reaccionaria, no es descubrir absolutamente nada. Tampoco lo es decir que la iglesia católica se ha manifestado contraria a las libertades individuales y siempre ha sido un buen colaborador con el poder político en el control del rebaño.

Ahora, el obispo de la diócesis de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, nos llama exterminadores a los que apoyamos la eutanasia y creemos que es el derecho del individuo a morir voluntaria y dignamente. Creo que el término exterminio y por el que la iglesia católica debería haber levantado la voz y acusado al genocida, se aplica a otras situaciones en las que prefirió callar y seguir al lado del poderoso, me refiero al holocausto judío, a la bomba de Hiroshima o a los miles de matanzas y asesinatos que los estado han realizado contra la población civil, incluidas las del franquismo en España.

En todo caso, deberían reestudiar, con espíritu crítico, sus momentos históricos porque tengo ciertas dudas de que la muerte de Jesús, no se pueda considerar como una acción de eutanasia activa. En definitiva, fue una muerte libremente decidida y planificada, para salvar a un enfermo, que en este caso, y según ellos, era el resto del mundo.

Y que es la eutanasia, si no la decisión libre, voluntaria y consciente de dejar de vivir.

José Clares García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.