VESPASIÓN CANARIAS, LA GOMERA (2)

Esta mañana, aún de noche, antes de salir, tuve una conversación afectiva emocional con Nicolasa, vendiéndole la moto. Soy muy perspicaz y solo pretendía que su comportamiento en este Vespasión, estuviera a la altura del acontecimiento.

Reconozco que la he desatendido y olvidado un poco, pero no he tenido tanto tiempo, como para disfrutar de su compañía. La palanca de puesta en marcha es horrible, se te clava en el pie y te crea una cojera permanente y muy incómoda, además no entiendo su odisea y testarudez. Si todas arrancan, cuando les da la gana, pero arrancan. Confieso que me falta algo de tacto, pero me preocupa su tendencia.

 La verdad que hoy me di cuenta que Nicolasa, tiene un Alzheimer galopante. No se acordaba de nada del calvario de las patadas, tan solo un reproche, que yo entendí como cierto recelo de edad. Es que tú, el otro día, cuando fuimos a la fiesta del Rincón, me aparcaste junto a una mierda scooter «licencia» claro como ella era una niña joven quisiste coquetear con ella y eso a mí me molesta y enerva. Tú me dijiste que era tuya y para tí y me cuidarías todos los años de mi vida.

-Yo he mandado tres novios «Pal piso» y como sigas en tus trece -una amenaza seria y escalofriante, me mandó- No sé que voy hacer.

Lloraba desconsoladamente gasolina mezcla dejando el suelo del patio encharcado. Tranquilízate le dije, no solo vas hacer la reina del Vespasión, sino además lo eres del Viejas Glorias, recuerda que te hemos nombrado cónsul del evento y vas de embajadora a todos los eventos de renombre, con ese traje tan bonito de gala.

Apareció una emocionante sonrisa, los cromados y pintura brillaron con los primeros colores de la aurora, fue la clave para partir, arrancó ilusionada y tan solo tuve que esperar un poco que aclarara el amanecer para rodar, ya que con la emoción de partir, fundió la luz de carretera y me quedé con una triste iluminación de vela que apenas da señal de existencia.

Camino al muelle fuimos recogiendo amigos que la llevaban en volandas escoltada como la reina que siempre ha sido. En el barco hizo migas con otra 160, que se aparcó junto a ella. Los pasajeros al verlas tan radiantes, no paraban de echarles piropos y hacerse fotos con su galantería antigua. En el trayecto La luz- Santa Cruz, el garaje del fast ferry era un corrillo de modernas cotejando y enviando piropos a Nicolasa y sus amigas.

Increíble, a la primera patada, en todas las paradas, incluso cuando necesitaba tomar algo se paró a escasos metros de una gasolinera, yo la miré, le dije que si estaba cansada. Ella me sonrió y me dijo no, estoy seca. Lléname el tanque, era una comunicación perfecta, sin rencores, ni desconfianzas. Cruzamos la TF-28 la carretera vieja del sur, a un ritmo increíble. Confieso que tanta entereza y sintonía me tenía desconcertado. En Arico recogimos a Jorge y Gisela y una 125 joven, que se animó a tirar un ratito delante. La gente tocaba los claxon en señal de admiración al ver el grupo de vespas escoltando a la reina. En los Cristianos la gente miraba la comitiva vespera como un cortejo real y pronto los empleados de Navieras nos abrían los pasillos y daban prioridad como por mandato divino.

La Gomera era un bullicio y comentó Víctor, que el parque nacional de Garajonay, confundía el aroma y humareda de los dos tiempos con el perenne alisio que protege el bosque.. ¡cuánta gracia concentrada! Nosotros nos quedamos por San Sebastián, descubriendo sus rincones y esperando el regreso de la primera etapa del enjambre de vespas.

Las primeras noticias hablan de muchos cadáveres de motos rotas, la primera fue la chica de Wyli que reventó el motor bajando Tenerife y se quedó en una gasolinera; en la Gomera, el pobre Miguel con el remolque hacía hueco para subir a la plancha las que iban cayendo sin entrenamiento, ni mantenimiento, ni amor de dueños.

En la cena abrazos y un desfile de clubes y grupos de amigos luciendo camiseta y armonía. Todas las islas sentadas en Vespas, hablando de vespas y momentos, festejando un Vespasión de bandera en una remota isla de las Canarias, compartiendo esa extraña fraternidad que desprenden estas abejas maravillosas.

Mañana segunda etapa, espero que Nicolasa y sus amigas veteranas siga tan espectacular disfrutando su fiesta.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.