VESPASIÓN CANARIAS, LA GOMERA (1)

Hola, no es fácil traducirles las conversaciones que les escribo en privado, pero Como buen motorista he querido hablar en primera persona de una experiencia en un gran evento que se realiza en Canarias.  Se trata del Vespasión Canarias, nació apenas once años en el seno del «Roque Nublo», intentando aunar una pasión conjunta por un tipo de moto especial, fantástica. Un icono de las motos. Algunos la llamarán scooter, otros lambretas, la mayoría vespas, simplemente. Pues bien. Este fin de semana se celebra en la isla colombina este clásico. De la mano de Vespamanía Tenerife. Llevan meses intentando dejar muy alto el pabellón del Vespasión Canarias.. chapó por el entusiasmo y la organización de este clásico, son un equipo maravilloso liderado por Gamo. Toda la familia de las vespas nos sentimos congratulados por la responsabilidad que supone hacer feliz a tanta gente. Bueno hasta aquí la parte social del evento, ahora intentaré arrancar la moto que más patadas le he dado en mi vida. La puta vespa.

Nicolasa es mayor de edad bien entrada en los sesenta una GC 24601, una edad respetable para entrar en el museo de los supervivientes, esta moto, ha tenido una familia entre la tragedia y la explotación o viceversa. Cuando joven, en los sesenta hizo el servicio de correos de la ciudad de la marquesa. Es decir, Arucas. Su bisabuelo se llamaba Miguel Santana, un respetable señor de Arucas,  su abuelo y padre Nicolás. Dos amigos desaparecidos por las cosas del destino. No entraré en detalles. La herencia y cuidados de la adopción llegó a Valsequillo. En un tiempo de tristes recuerdos.

Nicolasa no es una Vespa que salga todos los días de fiesta, ni a comprar el pan, ni tan siquiera es agraciada en orgullo de paseos esporádicos. Es una recogida desheredada y vive su senectud entre el olvido y el abandono emocional.  No recuerdo la última vez que pasó la ITV. Pues no le gusta que la manden,  ni le exijan estos ingenieros modernos.  Es una especie de caprichosa empedernida de soledad y caprichos.

No quiero ofender su esencia, por si los duendes del pensamiento hacen falsas conexiones con el destino y este Vespasión se convierte en un calvario inoportuno.

Seguiré hablando de Nicolasa los próximos días, pues me he propuesto escribir su diario particular de camino a la Gomera. Si ella me lo permite, claro…

De momento después de más de trescientas patadas y cuatro bujías nuevas, me ha dado una tregua. Y todo ha sido y ahora lo comprendo, porque no la he invitado oficialmente a este Vespasión en la Gomera.

Mañana.. Hoy,  cuando lean este diario privado sabrán si cogemos el barco..

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.