VESPASIÓN CANARIAS, LA GOMERA (4)

Aún me duele su ausencia. Nicolasa se había convertido en nuestra pesadilla simpática. Siempre dando guerra, de alegrías y penas, como la vida misma.

Ayer después de repostar y tomar café organizamos subirlas a la calle donde teníamos el alojamiento para partir a la etapa final de regreso, quiso el destino que llegando al sitio, expirara.

Un sentimiento de certeza paso por mi mente. Sabía que había tirado la toalla. Me había respetado toda la ruta de ida y los dos días en Vespasión Gomera. Pero solo pensar que tenía que despacharse la vuelta de la TF28 y hasta casa de nuevo. No lo había asimilado, por eso y a sabiendas que alguien podría ayudarnos aunque estuviéramos lejos, fue su último regalo de bondad. De haberlo hecho en un barranco perdido del sur de Tenerife, nos hubiera supuesto un final horrible, por cansancio y soluciones.

Aún recuerdo en Vallehermoso cuando se puso a flirtear con una hermosa y clásica africana, lo hizo porque sabía que me gustaban las clásicas y antiguas y no le iba a reprochar nada. A veces estaba muy cuerda, a veces muy cabra.

La solución después de llamar a todos los gurús de las vespas y tantearles su enfermedad, era un veredicto trágico y real. Hay que trasplantar un nuevo corazón joven y fuerte. De momento tiene que seguir un tratamiento psiquiátrico para centrar sus alucinaciones y devolverle confianza, para ello tendrá que estar internada en un centro especializado durante una temporada.

Miguel vino a buscarla, con la grúa ambulancia y me dejó otra compañera en alquiler para acabar la última etapa, mientras ella viajaba inconsciente en su mundo «vespacio». Yo rodé algo con la nueva de alquiler y le dije que la había elegido para trabajar y no iba a cometer ninguna tontería emocional. Aunque exhibiera sus buenos frenos, arranque eléctrico y una esbelta línea, lo mío con Nicolasa es fidelidad y amor puro. Así que no se haga ilusiones, le dije, manteniendo la distancia del pasteleo.

La etapa final de regreso fue un largo pasaje por los desiertos de barrancos y toscas del Sur de Tenerife, con un viento incómodo y constante. Acompañamos a nuestras chicas a desayunar al Médano y allí las dejamos para pillar avión de regreso. Mientras nosotros partíamos con casi 100 km más por delante hasta el muelle Santa Cruz.

El testigo de organizar el Vespasión 2023, pasó a manos e ilusiones del grupo de amigos los impresentables. Se realizará en Gran Canaria la nueva cita, en la que ya trabajan y se presentará en el evento 30 aniversario Viejas Glorias, a celebrarse en Valsequillo del 11 al 13 noviembre 2022.

Desde nuestra responsabilidad y compañerismo, queremos brindar nuestro aplauso a los chicos de Vespamanía Tenerife con el amigo Gamo al frente. Han hecho un gran Vespasion, digno de la experiencia y el trabajo. Gracias compañeros, ha sido un fin de semana espectacular. Nos vemos pronto en ruta y eventos.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.