MARIPOSAS DE INVIERNO

almendrero

Revolotea en la mirada el haz de color pixelado, 

como acuarelas de invierno en los campos verdes.

Sus nociones son alegría, satisfacción de renovar el aire limpio y frío.

Comienza otro ciclo con la puntualidad del sol.

 

Algodones blancos de polen anunciado

Cuántas tiernas visiones nos encandilan el alma

Todas las sensaciones de tu esplendor mueven los hilos y la calma

Almendreros florecidos de esperanza recepción del color inspirado.

 

Cuántas melodías y sueños eres capaz de pronunciar tan solo con tu galantería

en unas laderas olvidadas sin recepción ni encanto.

Pintas de entrañable color entre el marrón y el cobalto. 

Majestuosidad encantada en puzle de hojas vivas.

 

Llueve al arrecio del viento, nieva ante tus pupilas algodones y golondrinas

alfombras manteladas, que durante unos días deja encandiladas tus pupilas

Cuanta alegría contenida, cuanto paisaje regalado,

 tus simpatías decididas un regalo bien amado.

 

Gracias tierra, por dar fe y color a las mariposas del invierno, 

que puntualmente nos recuerdan la nostalgia,

de un bien guardado, un paisaje olvidado un sueño cumplido.

Tus pétalos almidonados como las gotas de agua, desaparecen en la tierra

primero dando vida, luego alegría y luego sonrisas.

 

Sobre el verde lienzo te espero, para mitificar la mano del creador,

despuntar pinceladas como perezas al amanecer cuanta belleza exhibas de luz.

Todo es un ofrenda primaveral, como resistir ante la inmensa fortuna 

de ser visionario de tus logros y redundar en la vida desde la cuna.

FELI SANTANA

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.