LA ENERGÍA. SOLO SE TRANSFORMA

Y en la libertad del pensamiento, Chequeos o reseteos de la vida constante, digo, mientras mis neuronas disparen adrenalina.

Deseos, vida, serotonina del placer, «Estribillos» y esa sustancia que nos convierten en seres profundamente racionales -pensamiento, palabra y obra-  e irracionales en -extremos, excesos y defectos-  y en las teorías de la libertad condicional que nos ampara.

Pues seré feliz por afinidad, tal vez alguien lo niega y lo practica en inhibición sin condición. Sagrada privacidad.

Y obviamente nos recordará, la negación de Pedro. Que fue un juguete de las debilidades del supremo. Aplicando la jugada maestra de la premonición -esta noche, antes de que salga el sol-, me negarás tres veces por Dios, e inmediatamente cantó el gallo para inaugurar la aurora.

Hágase en ti, mi voluntad, señor. Y luego, durante y constante. El sacrificio, el caprichoso y cobarde arrepentimiento. El equilibrio de la bondad y la maldad constante  es lo que sostiene la humanidad.

Y de humanidades está el mundo lleno de ejemplos, que obviamos por grandezas multiplicadas e incomprensibles, porque todo lo ampara, protege y limita la burbuja del tiempo.

Cuan poca razón para la filosofía, como mejor aliado de la eternidad, ojalá y el premio sea lo más feliz etéreo y eterno que pueda existir y compartir. Que ese suspiro nos convierta en mejores transmisores de lo incomprensible y universal y que hablemos todas las lenguas e interpretamos todos los misterios, de esas otras dimensiones.

Energía que padezco.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.