GALAZ, CUEVA CORCHO Y CALDERETA

Antes de que el verano se haya extinguido el tiempo nos ha dado un regalo de autoridad como hace muchos años no vivíamos, que el otoño traiga una tormenta de agua serena y brutal, es un obsequio para los campos secos de las islas y convierten el pasaje otoñal en el invierno más largo que probablemente hayamos recordado. 

De repente la temperatura ha caído diez grados, las nubes se cobijan de nuevo en las montañas y la tierra revienta agua por todos lados. Pronto el verde regresa a nuestros campos y nuestra mirada recupera el mejor paisaje isleño el del disfrute en ruta. 

Hoy subimos de nuevo a las cumbres del norte sobre los 1300 metros y vamos a poner el punto de salida en el famoso Cruce de Ariñez de la parte alta, el que une la GC-400 con la GC-230 que viene de las Lagunetas y va hacia Valleseco. 

En el mirador del cruce con el café tomado, damos un vistazo aéreo sobre Ariñez, el Talayon, la Hoya de Galaz y partimos desde el Lomo la Almagrera que es donde está el cruce en dirección a Cueva Corcho, el pasaje es bastante aéreo y las vistas ahora son amplias, pues el último incendio dejó las laderas que bajan hacia el Barranco las Cuevecillas y Madrelagua, peladas de pinos carbonizados, el paisaje se ha recuperado en verdor, aunque muchos pinos han desaparecido.  

Cruzamos varios barranquillos y lomos. El del Frontón, la Degollada Colorada, el Lomo la Cumbre, pronto tendremos una visión abierta de Cueva Corcho y su famoso arco de acueducto, que conecta desde el Lomo de Hoya Fría con las Umbrías de Corcho por el Barranco del Charquillo, que más abajo se llama de Madrelagua. Pasando el arco de Cueva Corcho conectamos con la GC-21 que lleva a Artenara desde Valleseco, que en la dirección que vamos a tomar es a bajar a Lanzarote de Valleseco. 

A la izquierda de nuestras vistas el último fuego pasó factura también, pero el milagro de la naturaleza ha devuelto el color y los perfiles a la Hoya de la Tosca, donde comienza la gran depresión del Barranco de la Virgen, El Barranco de los Andenes y las famosas Cuevas del Andén abajo en el profundo tajo de tantos barranquillos y riscos de Piletas, todo un espectáculo natural de magnitud. 

En el último pasillo bajando la GC-21 por la Majada de las Ovejas, encontraremos una entrada de finca, acceso a la derecha de la Umbría de Corcho, que sube un pequeño repecho y hay un buen aparcamiento antes de cruzar al interior del Hoyo los Manzaneros, para introducirnos aunque sea andando en el Cortijo de Caldereta una serie de volcanes antiguos cuyos cráteres abiertos han formado un precioso valle de manzaneros y pinares.

Una estampa espectacular de amapolas y flora de primavera en las cumbres, merece la visita, dejando la moto fuera si no queremos internarnos en la tierra que es de varios cientos de metros y el acceso es restringido. 

Casonas tradicionales canarionas, y un cortijo de los que se añoran en los pasajes alpinos, hay varios caminos reales que circundan este espacio natural de inmenso valor paisajístico. Después de la visita podemos tomarnos el descanso y el aperitivo en el cercano Lanzarote de Valleseco a escasos kilómetro más abajo. 

Conoce, descubre y sobre todo cuida tu tierra.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.