EL ESPIRITISMO

octavioLa fama de Chó Zaragoza le llegó por poder comunicarse con los espíritus de personas que ya habían abandonado este mundo y que tenían alguna misión pendiente. Lo que hoy llamaríamos “Médium”. Vivió a principios del siglo XX en un apartado barrio de Artenara (Gran Canaria), pero su fama llegó muy lejos y era normal ver en el pueblo gente preguntando por ella, venidos de cualquier punto de las Islas Canarias.
Aún hoy en día los mayores que lo vivieron, rechazan hablar de lo que vieron, porque el espiritismo fue y sigue siendo hoy en día una práctica o doctrina contraria al cristianismo, ya que sostiene la existencia de los espíritus (que el ser humano es un espíritu inmortal que se encarna en un cuerpo) y también defiende la reencarnación y el karma (ley de causa y efecto), lo cual va totalmente en contra de lo que dice la biblia.

ESPIRITISMO 1

De hecho esta historia que hoy les cuento, me ha sido transmitida por amistad, pero no me han dado permiso para poner los nombres de quienes lo han hecho:
Chó Zaragoza, mandó a su hija Manolita a jugar al patio, porque unos “señores de Las Palmas” habían venido a hablar con ella, cerró las cortinas de su casa, las ventanas y la puerta.

Manolita se entretenía jugando con los gatitos a la sombra de una higuera, cuando de repente sintió un gran temblor de tierra unido a una ráfaga enorme de viento y un grito estremecedor de una voz de ultratumba que nunca más podría olvidar.
La ráfaga de viento la hizo caerse de bruces en las raíces de la higuera que entre asomaban en el suelo.

Cuando pudo incorporarse descubrió sorprendida que todas las hojas de la higuera se habían caído y en la puerta de su casa, su madre con una cara tan pálida como el Tabefe (cuajada que se separa de la leche al producir el queso) y le espetó con crudeza:
-Manolita, no pasa nada, recoge tus juguetes y métete en casa-
Manolita obedeció a su madre y antes de entrar en casa volvió a mirar a la higuera, que sin saber cómo había recuperado todas sus hojas.

Esta serie de fenómenos paranormales se repetían muy a menudo en su casa, cada vez que su madre recibía visita, pero Manolita nunca se atrevió a preguntar a su madre por la naturaleza de los mismos. Primero porque conociéndola le hubiera arreado un buen bofetón y segundo porque desde muy joven tenía muchas tareas que realizar, para ayudar en casa que no le daban sino el tiempo justo y necesario para descansar de noche unas cinco o seis horas.

Posteriormente, lo único que Manolita pudo descubrir de aquel suceso es que meses más tarde los hombres de la ciudad volvieron a su casa y le intentaron dar mucho dinero a su madre.ESPIRITISMO 2

Manolita molía millo tostado con el molino de piedra aborigen Canario, en la cueva de al lado y disimuló no escuchar la conversación:

«Muchas gracias Chó Zaragoza, por su ayuda, el dinero estaba justo donde usted nos dijo, sin su ayuda no lo hubiéramos encontrado nunca, porque nuestra madre lo había escondido muy bien»

Y «Chó Zaragoza» les contestó «llévense su dinero y no vuelvan más a mi casa…su madre no quería que ustedes despilfarraran su dinero, y he tenido problemas por decirles donde estaba…nunca le lleven la contraria a un espíritu…lo lamentarán».

OCTAVIO MONTESDEOCA

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.