TRIUNFO DE LA DERECHA-MEDIOS

GERARDO TECÉ

La coalición formada por PP-Vox-Atresmedia-Mediaset-Grupo Joly-Vocento-COPE-Etcétera implementó la operación con precisión de bisturí. Se trataba de liquidar a C’S y transferir sus 650.000 votos a Moreno Bonilla

Triunfo arrollador de la coalición electoral Derecha-Medios de Comunicación en Andalucía. El imposible sucedió, y una goleada no ya absoluta, sino absolutísima jugando en la casa tradicional de la izquierda, da por inaugurado el nuevo tiempo político. Llevábamos meses esperando ver qué forma tomaba este tiempo. Finalmente, parece no tener tanto que ver con el modelo húngaro-polaco de persecución de minorías por el que apostaba la parte punk de la coalición de la Derecha Político-Mediática, sino con el modelo cubano de prensa única Granma que se moviliza para impulsar al candidato con más opciones, ese por el que apostaba la parte pop de la Derecha PM, Moreno Bonilla. Las portadas de las principales cabeceras provinciales de Andalucía (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz, Huelva Información, El Día de Córdoba…), compartiendo idéntica fotografía y titular en apoyo al presidente andaluz del PP el día de reflexión, pasarán a los libros de historia del buen hacer político.

Portadas de los medios en la jornada de reflexión, vergonzoso

No era sencillo, pero la coalición frankenstein formada por PP-Vox-Atresmedia-Mediaset-Grupo Joly-Vocento-COPE-Etcétera implementó la operación con precisión de bisturí. Se trataba de liquidar a Ciudadanos, partido ya inservible para la coalición –gracias por siete años de fiel servicio–, y transferir sus 650.000 votos de 2018 desde la cuenta naranja a la cuenta corriente del PP de Moreno Bonilla. Venta de la imagen personal, apropiación de los buenos datos de empleo tras la reforma laboral de Yolanda Díaz, creación mediante encuestas, tertulias, portadas e informativos del escenario óptimo, etc. Lo dicho, un éxito que, por supuesto, tendrá continuidad a nivel estatal. El nuevo tiempo que hoy inauguramos está llamado a llevar a Feijóo, acompañado o solo, esos son detalles menores, a La Moncloa en poco más de un año. En unos días veremos las primeras encuestas abriéndole paso al modo Bonilla. Para hacerse una idea del poderío de la Derecha Político-Mediática, basta con imaginarse un escenario alternativo a este. Imaginen una España que, gobernada por la derecha, obtiene los mejores datos de creación de empleo de la historia al tiempo que aumentan los salarios. Imaginen que, en la oposición de izquierdas, un caso de corrupción asociado a chanchullos familiares con material sanitario durante un drama humanitario acaba en guerra civil y con su líder ajusticiado. Imaginen que, en lugar de la izquierda sumergida en una crisis que podría durarle décadas, se dispara en las encuestas en un par de días convirtiéndose en favorita absoluta para ganarlo todo. Y que lo gana. Lo dicho, chapó.

Grandísimas noticias para la izquierda andaluza: es imposible que, en el futuro, pueda hacerse peor. O, al menos –descartemos imposibles visto lo visto–, es muy, muy complicado. Mientras la Derecha PM sacaba el armamento pesado, la izquierda decidía, repito porque el verbo es importante, de-ci-dí-a, ir a la guerra en tirachinas. El PSOE, con el candidato menos disruptivo desde que se anunció que Santiago Segura protagonizaría Torrente 5. Lograr empeorar el malísimo resultado de 2018 no era sencillo, pero, hablando de ilusionar al electorado, Yes We Can. Los vecinos de Susana Díaz aseguran que anoche estuvo botando en el balcón de su casa hasta altas horas de la madrugada. No llamaron a la policía porque, bueno, un día es un día. Por su parte, Adelante Andalucía y Por Andalucía decidieron, repito, de-ci-die-ron que, a pesar de la Ley D’Hont, era buena idea que los electores de izquierdas dividiesen su voto entre dos opciones gemelas y que tampoco pasaba nada por dejarse por el camino 10 escaños. A ver si en la próxima convocatoria, la suma de Por Andalucía + Adelante Andalucía + Vamos Andalucía + Venga Andalucía es capaz de pasar de 7 a 8 escaños.

De los dos escenarios posibles a los que el PP se enfrentaba en estas elecciones –gobernar en solitario en minoría ante los insultos de Vox o gobernar en mayoría junto a Vox– sucedió un tercer escenario –gobierno en mayoría y en solitario–, que dinamita los planes de Pedro Sánchez. Al presidente del Gobierno ya no le vale el discurso del PP de la mano de la ultraderecha, ni aunque este siga siendo un escenario más que posible pasadas las próximas elecciones generales. Si lo repite, la gran coalición de Derecha Político-Mediática lo desmentirá con rotundidad señalando a Andalucía. Relato agotado, RTVE en manos del PP y los jueces sin renovar. Por lo menos ya es lunes. 

GERADO TECÉ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.