TAN ESCLAVOS Y TAN FELICES

El último informe PISA sobre la educación en Canarias no hace más que constatar lo que quien observe de forma casual puede apreciar sin profundizar demasiado: Canarias es una comunidad pobre, que no brinda oportunidades y en donde tener algún talento no sirve absolutamente para nada. Por suerte, la habilidad desarrollada de un tiempo a esta parte nos permitirá sortear esta mala noticia como hemos sabido lidiar con la de ser una de las regiones con más ciudadanía en riesgo de exclusión social, con más paro o con los salarios más bajos.

LUISA DEL ROSARIODurante décadas hemos ido construyendo una región en la que tener estudios no sirve para gran cosa. La mayoría de los puestos de trabajo están en un sector turístico que, salvo en un ínfimo porcentaje de los puestos, no requiere más cualificación que la necesaria para llevar una cerveza a una mesa, limpiar los baños o colocar hamacas. Además, nuestro mercado laboral está bien engrasado gracias a un nivel de enchufismo como es difícil de encontrar en otra parte: lo normal es que los cargos de responsabilidad (casualmente los mejor pagados) sean ocupados por familiares, ya sean primos, hermanos, o, principalmente, cuñados. De tal forma que, por lo general, el ascenso laboral está más relacionado con el spanish amiguismo que con la preparación.

 

Por si esto fuera poco, un sistema educativo en descomposición, como el que gozamos, es el complemento necesario de una política en no menor descomposición, pues es difícil imaginar que la mayoría de la clase política profesional que vive de la sopa boba en Canarias pudiera hacer carrera en algún sitio donde hubiera una mínima comprensión lectora. Seguramente por eso mismo quien se ha estado ocupando de «la cosa pública» en estas islas durante tres décadas no ha tenido el menor incentivo para invertir ni un céntimo de euro en educación: necesitan que seamos muy, pero que muy, bobos.

Tal es así que, probablemente, ya hemos llegado demasiado lejos en nuestra desidia y, a lo peor, ya no tenemos arreglo. Por lo menos nos quedará ese chovinismo tan nuestro de que Canarias es «lo mejor» en un montón de tópicos como que «tenemos el mejor clima del mundo», «tenemos las mejores playas urbanas del planeta», «tenemos la mejor plantilla (de la segunda división, pero eso no importa) del sistema sola », «tenemos más centros comerciales que EE UU» o que «tenemos coches para llenar catorce islas». Como premio de consolación no está tan mal. Y menos para nosotros, tan esclavos y tan felices

LUISA DEL ROSARIO

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.