CAMINANDO HACIA EL FUTURO

AV

El pueblo tiene una suerte espontánea, que se cultiva en el andar del camino. A medida que interpretamos los tiempos, nos damos cuenta de la infinidad de sendas que llevan a los objetivos. Pero erramos si a esa conclusión se toman los atajos inoportunos. En estos tiempos mediáticos de prisas sin contenido, andar esas veredas produce un vértigo erróneo y el resultado puede pronunciarse a disgusto de lo previsible.

En Valsequillo, como en otros tantos pueblos de la isla de Gran Canaria, la motivación social sugiere el equilibrio en participación ciudadana para convertir proyectos de gobierno de pueblo, en pinceladas de compromiso de todos, como una solución democrática a cubrir las necesidades que, si ya no son básicas, son de justicia social y reparto en el conocimiento del sistema. Llevar a cabo tamaña empresa conlleva un arduo trabajo de educación y compartimento, de formación y compromiso. Toda esta canalización de deberes prioritarios debería sucumbir con naturalidad en el tejido social, de los colectivos u asociaciones o grupos de trabajo, que conlleven las actuaciones y en esa dinámica de emprendedores están las miras del futuro de Asamblea Valsequillera.

Una segunda fuerza política que tiene la potestad indiscutible de su asamblea, que aprovecha los recursos de su gente, para poner en tela de honor su valía, no puede cortar camino, para llegar antes, si puede invitar a participar con mayores cotas de compromiso en los valores exiguos de los demás, que lejos de no identificarse con ellos, simplemente se mantienen al margen de una oferta poco convincente. El argumento más convincente se llama trabajo. Trabajo social, trabajo municipal, trabajo de colectivos, trabajo de oportunidades, trabajos de formación, trabajos múltiples pero activos, variados y permanentes. Habrá que estructurarlos porque todos tienen solución y forman parte del reto de gobernar un pueblo con compromiso.

En esta nueva edición del XII Congreso de Asamblea Valsequillera, hay dos proyectos propios que resuenan con fuerza en las motivaciones de usar nuevos caminos al futuro. Por un lado, la nueva asociación de la juventud de ASAVA, que une fuerzas para comandar con voz, las necesidades y las demandas de una política joven de futuro, canalizar los ecos de las juventudes, creando un foro de opinión y consulta en las inquietudes de los jóvenes del municipio, arropando con voz y acción los contenidos de sus propuestas y diversificando con voz propia la integridad del futuro en línea con el compromiso de lo social.

Si atrás queda ya obsoleto, las asociaciones de vecinos y barrios, donde se politizan las formas y las concesiones sin miramientos de la autoridad patriarcal del poder, la frescura de un colectivo que no tiene prisa por ejercer la imparcialidad de su opinión como fuerza constructiva de innovación necesaria, la tesis de sentirse útil ante los cambios de la sociedad inventada por otros y aportar luz y anhelos a sus inquietudes. Por ello este regalo, nacido de las corrientes de Asamblea Valsequillera tiene un valioso contenido para el futuro, es una herramienta de educación y recepción, de escucha y actuación hacia los colectivos que meditarán su destino como parte absolutamente necesaria de la sociedad que llega en ese andar hacia la posteridad.

En segunda línea aparece AGORA, un foro humano interactivo, que recrea la asamblea histórica como debate necesario y constante para entender la lluvia de información  que nos azota, un grupo que interactúa físicamente, sin móvil, reunidos cara a cara, usando las técnicas antiguas que le dieron naturalidad, cercanía y compromiso a las faenas sociales, poniendo cara y voz a las personas, canalizando la expresión corporal y hablada de la charla como el viejo remedio a una cercanía real, sin pantallas, ni anonimatos, sin distancias, ni frialdad social.

Estamos ante un nuevo reto del milenio, escuchar a las personas hablar, exponer compartir su valiosa información y creatividad. Para ello los contenidos se renuevan, se aplican, se comprometen y analizan en los foros humanos de la palabra hablada en directo. Valiosa aportación del sentir de la Asamblea Valsequillera, que lejos del derrotismo, mantiene el pulso a su sello de valor. Igualdad, generosidad y entusiasmo.

Por ello el compromiso de un renovado congreso, donde la ilusión mueve montañas, donde la acción juvenil interviene el destino, donde el valor y la experiencia son las guías del entendimiento y todo ello es la asignatura del deber social a la entrega de gobernar un pueblo con futuro. Donde dejarse oír y sentir es educación, donde preocuparse por la motivación de la juventud y el deporte es vida, donde usar las herramientas que ofrece el poder para llegar a todos los colectivos con el mensaje social correcto, es justicia. Donde escuchar a nuestros mayores divulgar su experiencia de vida labradas en condiciones menos propicias, es necesidad. 

Asamblea Valsequillera sigue marcando el ritmo del coraje para gobernar un pueblo tan valioso y honesto como Valsequillo. cultivar el instinto de superación y entrega como obligación para nuestro bienestar, ese camino que se va marcando al andar con paso firme y voluntad resuelta, es también un mensaje de cercanía a cambiar los viejos prototipos arcaicos y desvencijados de la democracia de otros. El futuro es prometedor y la valía de este equipo humano es incondicional. La asamblea es abierta y transparente es fuerte y saludable, por ello estamos entregados a su causa. Porque el reto del futuro pasa por entender el mensaje de interacción social, por cuidar nuestro medio ambiente, por fortalecer nuestra cultura y tradiciones, por compartir necesidad y aptitud, por usar los utillajes que nos sirve la sociedad para llenar de valía nuestras

actitudes y justicia social. Hay tanto que hacer, que debemos comenzar por seguir al frente de la ilusión que mueve la asamblea, con nuestra voz y voto, con nuestra palabra y acción, con nuestra solidaridad y compromiso.

Caminante no hay camino. Se hace camino al andar y en este caso el pueblo tiene la suerte de sentirnos ilusionados al avanzar.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.