PEPE EL BUTANERO

Pepe a sus 71 años

Rebuscando los personajes que escribieron la historia de nuestras islas a lomos de sus motos en su actividad laboral, recordé a un apreciado amigo, de esos increíbles cuya vida es un cuento. Él sigue brillando en el mundo deportivo pues su carácter enérgico y esa juventud eterna le mantienen disfrutando de la moto y de las nuevas generaciones, como una referencia aplastante de honor y exaltación.

En el argot endurero y trialero, y del todo terreno en general, le llaman cariñosamente “el señor mayor”, cuestión que le enorgullece y remata con una de sus frases más antológicas a la guasa juvenil: “Estos machangillos”.

Pepe Moreno nació en Las Palmas el día de la Independencia Americana, un 4 de Julio de 1949, cuando todavía muchas carreteras de la periferia de la ciudad eran de tierra y comenzaban tímidamente las competiciones de aquellos Rallyes de Gran Canaria, kilómetro lanzado, etc. 

Fueron los años duros del despertar industrial y allí entre el barranco del Guiniguada, en los Masapeses, y el Lomo del Almatriche, donde  desarrolló  sus primeros escarceos con las motos en la tienda familiar.

Aquella Puch DS50 sería la piedra angular de su destino motorístico. Con ella hacía diabluras de primer orden en todo terreno. Malabarismos y, sobre todo, el reparto a tiempo a sus estimados clientes.

La moto de “Pepe el Butanero” llegó a llevar hasta cuatro bombonas en sus quehaceres diarios. Con ella firmó el escalón de su carácter deportivo y en cuanto despegó el trial de competición en Canarias, de la mano de la Peña Motorista Gran Canaria, apareció el fenómeno del joven Pepe Moreno que ya tenía todas las miradas y aprobaciones en su habilidad.

Aquel I Trial San José del Álamo, a principios de los años setenta, sería una revelación. Llegaron las motos de trial reales: Bultaco Sherpa, Montesa Cota, Ossa, etc. La Puch DS50, pasaría al “garaje del recuerdo” y Pepe Moreno, a escalar peldaños en sus peripecias trialeras. Llegó a estar en el “Top10  Nacional”, cuando el trial era aún joven y Pedro Pi era el primer rey español de la modalidad. Compitió en la catedral del trial en Cataluña con diferente suerte y mucha pericia.

En estos años de actividad motorista y tras su regreso de hacer las “Américas” dado el carácter juvenil y simpático de nuestro querido Pepe, que siempre está rodeado de juventudes y retos, se propuso desembalar sus joyitas del pasado. Primero restaurando la “Sherpa M80 kit campeón” y luego puso sus ojos en la resurrección de la nueva “PuchDS50 Butanera”, presentándola a un “Viejas Glorias Canarias” con su color original impecable y el extra de la bombona de butano que le devolvió su seña de identidad y selló su historia.

Pepe no contento con devolver la identidad a su historia decide grabar un vídeo actualizado a los incrédulos que no tenían claro cómo se llevan las botellas del butano en una pequeña Puch. Cuando hablamos de reto no porfíen con Pepe, porque los que le conocemos sabemos que es el “Señor Mayor” sin edad y eterna predisposición ante cualquier desafío.

Se podría escribir una enciclopedia de este chaval de 71 años. Un viejas glorias que aún practica enduro, trial, carretera, moto turismo, raids y aventuras. Un hombre que se divierte como un enano y al que todas las juventudes le deben el honor de sus andanzas y gratificaciones de sus experiencias. Un caballero hidalgo del siglo XX que ama las motos por encima de todas las cosas del universo.

¡Grande, estimado. Muy grande este butanero del Almatriche!

FELI SANTANA

Entrevista a Pepe Moreno, 50 años sobre la moto (6 de Mayo de 2012)

En Tunte, tras acabar de hacer su labor de comisario de una de las zonas de V Trial de Gran Canaria, nos sentábamos a charlar unos minutos con el carismático piloto grancanario Pepe Moreno, que recibía ese mismo día el homenaje de toda la familia del trial de Gran Canaria, su familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.