LA FIESTA DE LOS FINAOS

Matesa-webNuestro legado cultural, es la herencia recibida de los antepasados, que viene a ser el testimonio de su existencia, de su visión de mundo, de sus formas de vida y de su manera de ser. Es también el legado que se deja a las generaciones futuras, por eso, las personas que contribuimos de alguna forma, a preservar y transmitir nuestras tradiciones, debemos manifestarlas para que se proyecten generacionalmente, ya que configuran el sentimiento de identidad de un pueblo. En Gran Canaria aun sobrevive la tradición de celebrar la fiesta de los «Finados», conmemorar a los difuntos es una celebración religiosa, que se profesa con gran respeto.

Ya en el siglo XVIII, instauradas las principales parroquias y anteriormente en ermitas, aparecen en sus cuentas de fábrica, las Cofradías y sus Ranchos de Ánimas, aunque organizados independientemente, se crearon para orar y celebrar misas por las ánimas, con la convicción de que así se ayudaba a las almas que estaban en el paso intermedio purgatorio a ascender al cielo, La celebración se hacía la tarde noche, del uno al dos de noviembre, pero en la actualidad se hace la noche del treinta y uno de octubre víspera de Todos los Santos.

Los chiquillos salían con una talega a pedir «los santos», tocaban a la puerta y preguntaban ¿hay santo?, si desde la casa se les respondía si, les daban almendras, nueces, huevos o castañas, y volvían a sus casas muy contentos, para compartir lo obtenido con la familia, que se reunía por la tarde para recordar a sus difuntos; esta comida familiar era como una especie de merienda, en la que se comían nueces, castañas, almendras e higos pasados, en algunas casas también se hacían torrijas y se acompañaba de vino dulce o anís. En la actualidad la celebración de los Finados se celebra en diversos municipios de Gran Canaria, muchas son también las familias que mantienen la tradición de reunirse en sus casas para celebrar esta fiesta. Así mismo, diferentes asociaciones, como la asociación histórico Vegueta-Triana en la capital, la Asociación Amigos de Tenteniguada o la Asociación de Patrimonio Cultural de Valsequillo de Gran Canaria, entre otras, contribuyen a que esta tradición perdure, conmemorando cada año esta festividad, transmitiéndola a las nuevas generaciones para que, indistintamente de vivir en una sociedad multicultural, preservemos nuestras señas de identidad.

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.