EL FARO

Y en aquel faro del cielo, la noche pintó su cuadro con el destello de sus giros, galaxias milenarias que vagan por el espacio, estrellas fugaces que mueren en las cercanías de tus ojos.

Toda esta cúpula celestial magnifica la impronta del pensamiento que mece donde la noche duerme y que, en la calidez de su sueño se constelan las miradas de esplendor y belleza.

Una sábana de terciopelo negro, millones de veces perforada por la luz de sus estrellas, agujeros negros que esconden pasillos de miedo y succión al vacío más inimaginable, galaxias azuladas, estriadas, salpicadas de razones para volatizar la mente en el infinito más universal.

Cuando miro a tu espacio, el vacío de un silencio estremece el pensamiento. ¡Cuánta brutal exhibición de grandeza y esplendor!

Desde la isla de la Palma, un alegre faro de colores, alegra la noche de los soñadores. Que la luz siga viajando por el universo de tu mente, a la velocidad de tu entendimiento. 

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.