OJERO, ARBEJALES Y LLANO ROQUE

En estas medianías de la isla redonda, alturas de 800 a 1000 metros y posición de pagos norteños, con la caricia perenne del alisio en esas extraordinarias tierras de plantío y vergel natural. 

Hoy volvemos hacia ese norte nostálgico que nos guarda diseminados caseríos al pie de los riscos o barrancos, en comunidades y pagos que han ido creciendo o desapareciendo según la cultura de asentamiento de sus pobladores y las necesidades perentorias de subsistencia.  

Hoy vamos hacer un bucle sencillo y lleno de matices visuales, quedar directamente en el barrio de Arbejales, Sagrado Corazón de Jesús, una imponente Iglesia asentada en el Llano del Roque, pagos de la villa Mariana de Teror y que mantiene todo este precioso valle erguido y orgulloso de su estampa monumental

Con un pasado ferviente obró en parroquia al margen del vecino Teror y de ahí su monumental centro religioso que acapara todo el valle de Llano del Roque, con el Piquillo, Gallego arriba hacia el suroeste y el naciente del circo montañoso que nace desde el Talayon de Ariñez hacia el pago de San Isidro y cerrando los riscos de la Agujerada por el norte, de ahí en descenso por el barranco del Álamo hacia las fuentes del agua agria de Teror.  

Partimos por la calle lateral derecha de la Iglesia del Sagrado Corazón para adentrarnos por la calle Juan Manuel Montesdeoca Rivero, y subir buscando altura por una pista estrecha asfaltada, pasamos por el topónimo del carril y la Montañeta, para cruzar el barranco y ascender por los Llanillos a los diseminados de terrazas de plantación de hortalizas, cruzamos Las Toscas, Lomo Verdugo y comenzamos el descenso por La Solana en dirección al corredor que encontramos en el siguiente cruce a la izquierda.

Subimos de nuevo por el Lomito Blanco y salimos en una curva a la GC-42, comenzamos el descenso entre paellas perfectas de la vieja carretera que une san Mateo con Teror, pasamos el Barrio del Ojero, debajo de la Agujerada, si levantamos la vista a la montaña entendemos el nombre del lugar, ya que un arco gigante de piedra agujera el risco dejando una ventana natural de envergadura.  

En el siguiente cruce pasando el Ojero, entramos a la derecha en dirección a Sagrado Corazón, GC-424 esta vieja carretera nos lleva en volandas y en medio de magnificas edificaciones de lugareños a enfrentarnos de nuevo con la imponente Iglesia de Arbejales levantada en el Llano Roque en 1913. 

Aprovechamos para visitar Casa Suso, en el pueblo, excelente cocina casera y buen trato a una nutrida clientela que no deja de pasar a visitarle a menudo. 

 

Descubre, conoce y cuida tu isla.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.