EL SANTUARIO DESMODRÓMICO DE SANTIAGO DEL TORO

Santiago del Toro en su taller

Acceder a los garajes de la afición canaria al motociclismo clásico puede resultar sorpresivo, enriquecedor y hasta excitante. Podemos tener noticias de amigos que cuenta que un amigo, tiene una colección de motos espectaculares. Pero verificar los datos en primera línea, es todo un regalo a los sentidos.

Santiago del Toro fue de aquellos jóvenes que descubrió las motos clásicas de carreras en su juventud y fue tal el flechazo por algunas marcas, que acabó absorbido en cuerpo y alma a salvar la historia del patrimonio canario del motociclismo. Ducati le condenó a salvar el honor de la marca. Cuanto más investigaba la pasión por ellas, más atrapado quedaba en el universo de sus razones y es que por sus pensamientos ya solo corría gasolina clásica de carreras. Tanto fue así, que decidió convertir su garaje en un auténtico «paddock» del mundial. Un auténtico lujazo de colección que «a Dios gracias», en manos del mejor protector de la historia.

Lo más apasionante de este flechazo de amor por las clásicas de carreras, es su aventura restauradora, siendo su curiosidad y virtuosismo quien investiga y da soluciones a máquinas tan complicadas como Ducati. En su haber, auténticas joyas de sibaritas. Hacer una Imola, partiendo de un chasis GT 750 e hilvanar todos los entresijos técnicos, es cosa de creativos y artesanos. Asimismo, lograr que el proyecto salga adelante con la convicción del mejor mentor, es una apuesta de héroes, sin duda. 

Con Santiago Del Toro y su capacidad para, restaurar, coleccionar y proteger el patrimonio de motos de carreras están a salvo. Esperamos que Carlos, su hijo, continúe la pasión con los mejores consejos de su padre, o al menos no se sienta intimidado por tremenda responsabilidad. De momento Santiago le ha cedido los derechos patrimoniales del Ducati 24 H, para alimentar su joven pasión.

Sin remedio, estamos ante la colección de carreras clásicas más importante de Canarias. ¡Tremendo regalo al motociclismo de esta tierra!

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.