LAS SIETE ESTRELLAS VERDES

rafael alvarezYa no se ve la bandera canaria de las siete estrellas verdes en los actos y mítines de CC. Y no es por un ejercicio de supuesta moderación, nada es casual, sino es más bien un blanqueo de nacionalismo de cara a pactar con Ciudadanos tras los comicios del 26 de mayo. CC necesitará de Ciudadanos en cualquier caso porque solo con PP y ASG ya no concitan los 36 escaños. Y en la dirección de CC saben que Albert Rivera y los suyos, forjados políticamente con el asunto catalán, no quieren saber nada de la distinción entre nacionalidades y regiones, pretenden eliminar el cupo vasco o navarro y cuestionan el modelo autonómico por aquello del centralismo y de un presunto ahorro; en el fondo es una visión más de su neoliberalismo y reducción al mínimo de la Administración, pero eso ya es otra historia. Y como los acuerdos conllevan siempre una antesala, qué mejor que retirar el icono de las siete estrellas verdes, pensarán en CC, para no levantar aspavientos en Ciudadanos.

«Hay que camuflarse, aminorar el nacionalismo y si acaso convertirse en una formación regional como si fuera la UPN que era el apéndice del PP en Navarra»

 

cc y 7 estrellasPor supuesto, CC nunca ha sido independentista y han tirado de esta enseña canaria por aquello del clamor social que la abandera en los conciertos, fiestas populares y en las gradas tinerfeñas del estadio Heliodoro Rodríguez López o del recinto de Siete Palmas cuando juega la Unión Deportiva. Pero ahora eso no toca. Hay que camuflarse, aminorar el nacionalismo y si acaso convertirse en una formación regional como si fuera la UPN que era el apéndice del PP en Navarra. Así las cosas, Asier Antona, que es muy activo en las redes sociales, ha sabido a su modo aprovechar ese vacío y está todo el día subiendo contenidos de marcado carácter canario con lo que expande su discurso y carcome votos a CC. Sobre todo, a esta CC que ya ni siquiera sopesa la reunificación del nacionalismo canario sino que solo tiene la calculadora a mano para ver cómo suma con la sucursal de Albert Rivera en las islas.

Ahora bien, lo que obvia CC es la claridad de los mensajes de Ciudadanos de que no pactarán ni investirán como presidente a un candidato imputado por delitos de corrupción: Fernando Clavijo a cuenta del caso Grúas. Y aquí Ciudadanos no pasará ni una lo que implica también al PP en cuanto que no hará con Clavijo lo que los otros, sus principales competidores, no ejecutarán ni por asomo. Es decir, que CC se acerca a Ciudadanos en precampaña rebajando su intensidad nacionalista y arrinconando en el sótano la enseña de las siete estrellas verdes y cuando llegue la hora de la verdad Ciudadanos dice que no hará jefe del Ejecutivo a un investigado, en este supuesto Clavijo, por sus presuntos delitos de tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y prevaricación. Afloran ya las primeras contradicciones internas en CC fruto del caso Grúas. Y empieza todo con la bandera.

RAFAEL ALVAREZ GIL

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.