OPINIÓN

LA ILUSIÓN ACOMPAÑA A LA ESPERANZA PERMANENTE

Después de un torbellino de pasiones y trabajo, se vuelve a demostrar que la textura que nos une es más fuerte que la debilidad que nos ampara en situaciones de estrés o esperanza.

Lejos del derrotismo y con la conciencia positiva de haber ganado un paso más a las credenciales de mucha gente, nos obliga la conciencia social a no juzgar los elementos que distorsionan los hechos, porque conocer a un pueblo y sus costumbres o actuaciones, nos regala la oportunidad de sentirnos en un terreno de juego amplio, diverso y en los que las competencias tienen sus propias leyes y ejercicios. 

Valsequillo volvió a demostrar que lo que desea es que lo gobierne su gente, que lo que esmera es que sean los mejores y que las mañas obsoletas vayan desapareciendo por las cañerías del olvido, para eso el patio de recreo muestra sus limitaciones donde solo puede ganar la conciencia colectiva de una democracia sana y equilibrada, con la desaparición total de los elementos que congestionan y retrasan, todo como la vida lleva su tiempo.

Por ello nos sentimos agradecidos del trabajo excelente de Asamblea Valsequillera, con una determinación y una ilusión que ha removido las conciencias de mucha gente. La lectura positiva que hacemos no puede estar desencaminada a los objetivos finales, trabajar artesanalmente con la fuerza de la ilusión y la determinación de la asamblea de consulta, nos protege de los absolutismos, los descarrilamientos, nos fortalece la esperanza y la magia que siempre une la fe en el trabajo bien hecho.

Hoy Valsequillo, es más pueblo consciente de sus limitaciones y de sus diferencias, las que une a la voluntad positiva y la que distorsiona las reglas del juego, el mensaje que emana de la voluntad debe servirnos como aliciente a la verdad que no es caprichosa, ni orgullosa, es sincera y universal y avala cualquier principio honesto de ejercicio por la sociedad.

Los que hacen que cada día el pueblo supere sus obstáculos, sus decadencias, sus valores, a los que sienten que habrá siempre más elementos que unen, que los que separa al ser humano, a todos ellos siempre les ampara la gracia del esfuerzo y la gloria de la lucha social. Nadie está libre de las fórmulas que rigen nuestros destinos, pues solo debemos seguir el sueño que marcan las ilusiones y deben manifestar la mejor y mayor generosidad con todos los individuos de la sociedad.

Felicidades a todos por permitir haber enriquecido una vez más la democracia, por cultivar el juego limpio y la ilusión constante. 

Asamblea Valsequillera se toma las cosas en serio, cuando hay que defender el valor del deporte social de la política. Que gobierne siempre la cordura y sus principios. Y los logros de tales hechos -grandes o menos grandes- sean el espejo del trabajo y la esperanza de nuestras aportaciones a la sociedad. 

Al pueblo que mejoramos con armonía y exigencias perennes, le lanzamos el mensaje inquebrantable. No bajaremos la guardia porque la democracia exige esfuerzo y continuidad. Trabajo y anhelos, unión y fe. Y en esa tesis, tenemos un aliado potente de voluntad renovada e ilusión.

Gracias Asamblea por dejarnos escuchar el eco de la voz de todos. Felicidades.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.    Ver Política de cookies
Privacidad