GOBIERNO MARXISTA

suarez alamo

Admito que conté casi hasta cien antes de hacer lo que viene a continuación, pero finalmente me dejé llevar por la tentación. Tras escuchar ayer a Antonio Olivera, a la sazón portavoz de facto del Gobierno de Canarias; tras releer la nota de prensa del Ejecutivo sobre la decisión en torno a las restricciones por la covid; y tras repasar la segunda comunicación oficial, que corrige a la anterior, creo que la mejor manera de explicar cómo queda la cosa, se resume perfectamente en este diálogo antológico entre Groucho y Chico Marx:

«- Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?

– No, eso no está bien. Quisiera volver a oírlo.

– Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.

– Esta vez creo que suena mejor.

– Si quiere se lo leo otra vez.

– Tan solo la primera parte.

– ¿Sobre la parte contratante de la primera parte?

– No, solo la parte de la parte contratante de la primera parte.

– Oiga, ¿por qué hemos de pelearnos por una tontería como esta? La cortamos.

– Sí, es demasiado largo. ¿Qué es lo que nos queda ahora?

– Dice ahora… la parte contratante de la segunda parte será considerada como la parte contratante de la segunda parte.

– Eso sí que no me gusta nada. Nunca segundas partes fueron buenas. Escuche: ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?»

Pues eso es lo que tenemos.

La desescalada va camino de convertirse en una ceremonia de la confusión. Por si fuera poco con eso de la ministra Carolina Darias subiendo a la tribuna un día para defender el decreto que hacía obligatorio el uso de la mascarilla en lugares públicos y menos de una semana después anunciando precisamente lo contrario, ahora tenemos un Gobierno canario que, como no puede cambiar el semáforo covid, reinventa cada dos por tres las limitaciones de cada nivel.

O sea, que si usted vive en una isla de nivel 4, las normas son como las de nivel 3, pero no el nivel 3 que hubo hace meses, sino el que después se modificó… ¿Se acuerda? Pues ya ve: el Gobierno se nos ha vuelto marxista, pero no de Karl, sino de Groucho y Chico. Harpo, como buen mudo, prefiere callar.

FRANCISCO GONZÁLEZ ÁLAMO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.