EN PAVÓN, LA VIDA SIGUE IGUAL

PAVONEn estos días de libertad recluida y en la que la melodía de la tierra afina su propio hábitat. Miramos hacia nuestro individualismo más filosófico como una necesidad premeditada, de interpretar los aconteceres. En estos tiempos de reparo y melancolía pacífica escuchamos a los pájaros como vuelven a cantar alto y claro, distinguimos sus sonidos, sus habladurías, sus irreverencias. Si es verdad estamos en la inminente primavera y eso, y aquello, han convertido en algarabía de trinos y abundancia natural nuestros campos, nuestras crestas, nuestro paisaje rural. Es un trasiego de canto a las virtudes de la naturaleza que sigue cumpliendo sus ciclos con infinita sabiduría.

 

Ayer cuando cruzaba la ciudad deshabitada de Telde por la Avenida, al parar en el semáforo sin peatones. Ocurrió algo increíble. Había un Mirlo alegre correteando por la acera, se acercó al paso y cruzó elegantemente emperchado en su traje negro y pico rojizo. Miraba tranquilo al parachoques de los pocos coches, que le transmitían seguridad y respeto por las leyes del tráfico. Cuando iban llegando al final, se cruzó de frente con una tórtola parda que se auto invitaba a recorrer el pasillo de cebra al revés del Señor Mirlo, mientras picaba partículas de alimentos en el asfalto. Lo increíble es que no tenían prisa. No se inmutaban de la presencia de los coches. Era una exhibición de anarquismo irresponsable, nosotros que estábamos flipando con el talante y la libertad de los que siempre fueron pájaros y de repente queremos entender lo bueno y lo malo de las circunstancias tan hermosas que suceden robando la libertad del ser humano.

Mientras partimos con el verde de la luz, me viene a la mente esa libertad robada por un enemigo invisible que nos acecha y nos recuerda las debilidades del hombre, la vulnerabilidad de su destino. Y en todo ello siempre habrá un canto a la vida para la reflexión, la extraordinaria melodía de vivir en paz sin el torrente de agobio y carrera. Poder descubrir cuantas cosas maravillosas suceden a nuestro alrededor como siempre ha pasado con absoluta normalidad antes que impusiéramos los anhelos y egoísmos

Sean Felices.

FELI SANTANA

{jcomments on}

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.