MONDALÓN, LOS HOYOS Y LA VICA

Si algún lugar de Gran Canaria, manifiesta romanticismo natural con un volcán y las vides que dieron caldos excelentes desde la antigüedad al norte de Europa, es sin duda el Monte lentiscal, Los Hoyos, Bandama. Este colapso del dragón antiguo sigue ejerciendo un misterioso atractivo a todos los que caminamos y escudriñamos sus cenizas, llenas de parrales antiguos, de lagares ocultos y abandonados y de la serena estampa del colapso dormido en su manifestación. 

El lugar de partida lo situamos en la Iglesia de las Nieves en Marzagán, GC-800, donde podemos tomarnos el cafecito de partida, arrancamos hasta el próximo cruce de los hoyos GC-801 que tomaremos a la izquierda, por el barranquillo de Dios hacia el llano de los cuatro caminos.

Estamos atentos para entrar 200 m. más adelante – frente a la cuesta carreta- a la izquierda por la carretera del chorro, hacia el Sur, escalando lentamente la montaña del Lomo quemado, paralelo a la urbanización Santa Margarita, que nos lleva hacia el barranco de las Goteras y Hornos del rey, que divisaremos desde la cima de la montaña, avanzamos por la solana del barranco de las goteras en dirección al barranco, con toda la visión del mismo.

El próximo cruce tomaremos a la derecha subiendo la cuesta Mondalón. Hacia la montaña de nuevo, aquí se encuentra en la doble paella, -Casa Colacho- un rincón para los amantes de la gastronomía, bastante recomendable. Nosotros avanzamos por el Lomo Mondalón hacia el norte, buscando los Hoyos nuevamente. 

Arriba, a la izquierda, la imponente falda del pico Bandama, y en toda nuestra visión un paisaje saturado de fincas, casas y mucho abandono, mezclado con la ruralidad, pronto avistamos la Hoya de Mondalón, donde se encuentra el colegio americano de los Hoyos y el Hotel Mondalón junto a la bodega, bajamos hasta conectar nuevamente con la GC- 801 y continuamos el paseo por los hoyos ganando altura, pasando el colegio americano y el hotel.

Abandonamos nuevamente la GC-801 para subir a la izquierda por la cuesta Mondalón, convertida en atajo de calle que remonta hasta la parte alta de Los Hoyos, en  la cresta del lomo de los hoyos se encuentra Casa Miranda, otro lugar recomendable, nosotros nos vamos a meter en nueva faena, atentos en la recta de los hoyos que nos invade la armonía de las cenizas y las parras. 

Muchas bodegas recuperadas y escondidas en el paisaje, Vamos a buscar la entrada a la Vica, cerca de 1 kilómetro de recta a la izquierda, *Ojo* solo apta para los terrícolas, paseo de dos kilómetros y ascenso de 200 metros de desnivel, por una pista de picón -cenizas de Bandama- subiendo por la Hoya de la Vica hasta el lomo del mismo nombre, cara sur del cráter de Bandama, que nos atrae irremediablemente, pero que tendremos que caminar unos cientos de metros para ver su garganta. 

Por este lado no lo aconsejamos, hay otras opciones que contaremos, pero subir al Lomo la Vica, es un espectáculo aéreo y de una sensación agradable, varias fincas privadas se reparten las tierras, pero se puede acceder sin problemas, repito, no apta esta última parte para los que no le gustan las arenas movedizas en moto. Opción B. Continuar subiendo al volcán por los Lirios, que ya contaremos en otra ocasión. 

No dejen de hacer fotos de todos los ángulos, encontrar paisajes nuevos en Gran Canaria no es difícil, hay que aventurarse un poco para descubrir otra isla escondida, los rincones de Gran Canaria. Tan cerca y olvidados. 

Descubre la isla, reconoce sus rincones y cuida su entorno porque es nuestra identidad.

FELI SANTANA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.