LAS COSTUMBRES, LOS CAMBIOS, LAS MODAS....

           moda necesidad             Hace poco un buen amigo me comentaba con  que facilidad cambian los tiempos y las costumbres, y es verdad cambiamos con una rapidez vertiginosa, tanta que las costumbres de hace relativamente pocos años quedan relegadas al olvido sin aparente efecto sobre nosotros que asistimos impasibles a esa evolución como la cosa más natural del mundo.

                     Para que se hagan una idea de cómo cambian las cosas, cuando nacieron mis hijas fuimos mi mujer y yo al ginecólogo y nos explicaron que aquello que veíamos en la pantalla era una criatura, pero ni mi mujer ni yo veíamos nada, entonces el especialista nos explicaba que aquello que veíamos era la cabeza, las piernas, etc. Sin embargo a mi nieto le hicieron hasta una película y lo veíamos sonreír, meterse el dedo en la boca etc. Como decía Pepito Monagas: "dentro de poco a los corcobaos los serruchan y con plástico los dejan derechitos". 

VOTAR ES ELEGIR, ELEGIR BIEN NUESTRA RESPONSABILIDAD

 fotonoticia20161025185330800 e6be7280          Frustración, rabia, abatimiento y una gran decepción me produjo el resultado de las elecciones ¿qué pasó con las encuestas?, ¿cómo creer en adelante en la ciencia demoscópica?, ¿cómo es que hasta la encuesta a pie de urna confirmaba un resultado que luego resultó ser un fiasco? No se si se ha dado alguna vez esta circunstancia, que fallen estrepitosamente todas las encuestas realizadas, porque si no se ha dado el caso quiero creer que aquí pasó algo raro, no creo mucho en las teorías conspiratorias, pero no me termino de creer lo sucedido. Mira que uno está más o menos acostumbrado a perder elecciones después de pensar que iban a ir mejor que las anteriores y a esperar de nuevo cuatro años, parecía que estuviera uno vacunado, pues no señor, otra vez resucitan esos sentimientos que nombré al principio y el derrotismo se adueña de uno sin compasión ninguna. Pero el tiempo va pasando y después de lamidas las heridas vamos poco a poco recobrando la normalidad.

QUE VIENE EL COCO

rodriguez podemos        En estos tiempos convulsos que nos ha tocado vivir vemos día sí día también como arrecian las críticas al grupo político que ha sido capaz de llevar muchas de nuestras opiniones y por ende muchas de nuestras frustraciones al parlamento para que las escuchen los señoritingos politiquillos de postín que hablan muy bien y si te paras a escucharlos hasta te convencen de que quieren ayudarte, pero nada más lejos de la realidad, no se confundan queridos lectores, esos y esas que nos adulan cuando se refieren a nosotros y se les llena la boca con elogios fatuos son las mismas que llevan años y años utilizándonos como al papel higiénico ese que una vez usado pierde su nombre y si hoy nos aluden constantemente es porque han visto peligrar sus poltronas y todos los beneficios que de ellas derivan que no son pocos y ¿por qué surge ese temor? Creo que cualquiera que tenga dos dedos de frente y piense sin hacer caso de los vociferantes periodistas vendidos y creadores de opinión, entonces es muy fácil darse cuenta de que el “Coco” de toda esa pléyade de prestidigitadores venidos a menos, ese monstruo de siete cabezas, ese demonio con cuernos, rabo y apestando a azufre se llama Podemos.

ANTE EL VICIO DE PEDIR, LA VIRTUD DE NO DAR

     OLIVOS       Todos los que somos valsequilleros y tenemos unos cuantos años nos acordamos de un Valsequillo mucho más precario que el que hoy en día vemos. Tiempo en que la escasez era la norma, en que quien más quien menos llevaba la ropa remendada, calzaba alpargatas, bien de goma, bien de esparto: tiempo en el que casi todo el mundo tenía animales como cabras, cochinos, gallinas, etcétera; tiempo en el que nadie tenía nevera (recuerdo comer la mantequilla en verano derretida por la temperatura alta), casi nadie tenía coche, la agricultura era el principal motor de la economía y en fin, un largo etcétera que resultaría cansino y redundante recordarlo, pero en todo ese tiempo de precariedad nunca vi, ni nadie vio en este nuestro querido pueblo a ningún otro pedir por las calles a pesar de que algunas personas lo pasaban francamente mal. Recuerdo concretamente a personas, que hoy afortunadamente están bastante bien económicamente, pasar verdaderas penurias y tampoco los vi jamás pedir por las calles. 

EL CANDIDATO

upgcSi de repente se despertara uno en su cama, saliera a la calle y no reconociese nada de lo que viera y tampoco a ninguna persona tendría uno que pensar que ese no es su pueblo ni su gente. Algo parecido debe pasarle a ese señor que aparece en uno de los carteles de propaganda para las elecciones que adornan nuestro pueblo, lo que pasa es que somos los demás quienes no conocemos a este señor, pero ahí están esos carteles del tal José Navarro Artiles como un hijo más de este pueblo y que conste que no me vanaglorio de conocer a toda la gente que se presenta, quizá debido a que se me escapa la pollería y alguno que otro que supongo no son “criollos”, pero el cabeza de cartel, no se me escapa ninguno, por cierto ¿y el resto de esa formación, dónde está? No aparece nadie más.

Página 2 de 3