QUE VIENE EL COCO

rodriguez podemos        En estos tiempos convulsos que nos ha tocado vivir vemos día sí día también como arrecian las críticas al grupo político que ha sido capaz de llevar muchas de nuestras opiniones y por ende muchas de nuestras frustraciones al parlamento para que las escuchen los señoritingos politiquillos de postín que hablan muy bien y si te paras a escucharlos hasta te convencen de que quieren ayudarte, pero nada más lejos de la realidad, no se confundan queridos lectores, esos y esas que nos adulan cuando se refieren a nosotros y se les llena la boca con elogios fatuos son las mismas que llevan años y años utilizándonos como al papel higiénico ese que una vez usado pierde su nombre y si hoy nos aluden constantemente es porque han visto peligrar sus poltronas y todos los beneficios que de ellas derivan que no son pocos y ¿por qué surge ese temor? Creo que cualquiera que tenga dos dedos de frente y piense sin hacer caso de los vociferantes periodistas vendidos y creadores de opinión, entonces es muy fácil darse cuenta de que el “Coco” de toda esa pléyade de prestidigitadores venidos a menos, ese monstruo de siete cabezas, ese demonio con cuernos, rabo y apestando a azufre se llama Podemos.

ANTE EL VICIO DE PEDIR, LA VIRTUD DE NO DAR

     OLIVOS       Todos los que somos valsequilleros y tenemos unos cuantos años nos acordamos de un Valsequillo mucho más precario que el que hoy en día vemos. Tiempo en que la escasez era la norma, en que quien más quien menos llevaba la ropa remendada, calzaba alpargatas, bien de goma, bien de esparto: tiempo en el que casi todo el mundo tenía animales como cabras, cochinos, gallinas, etcétera; tiempo en el que nadie tenía nevera (recuerdo comer la mantequilla en verano derretida por la temperatura alta), casi nadie tenía coche, la agricultura era el principal motor de la economía y en fin, un largo etcétera que resultaría cansino y redundante recordarlo, pero en todo ese tiempo de precariedad nunca vi, ni nadie vio en este nuestro querido pueblo a ningún otro pedir por las calles a pesar de que algunas personas lo pasaban francamente mal. Recuerdo concretamente a personas, que hoy afortunadamente están bastante bien económicamente, pasar verdaderas penurias y tampoco los vi jamás pedir por las calles. 

EL CANDIDATO

upgcSi de repente se despertara uno en su cama, saliera a la calle y no reconociese nada de lo que viera y tampoco a ninguna persona tendría uno que pensar que ese no es su pueblo ni su gente. Algo parecido debe pasarle a ese señor que aparece en uno de los carteles de propaganda para las elecciones que adornan nuestro pueblo, lo que pasa es que somos los demás quienes no conocemos a este señor, pero ahí están esos carteles del tal José Navarro Artiles como un hijo más de este pueblo y que conste que no me vanaglorio de conocer a toda la gente que se presenta, quizá debido a que se me escapa la pollería y alguno que otro que supongo no son “criollos”, pero el cabeza de cartel, no se me escapa ninguno, por cierto ¿y el resto de esa formación, dónde está? No aparece nadie más.

AÑO ELECTORAL

  Vividores de la política          Se acercan las elecciones, pero no siento el prurito de casi todas las mismas que ha habido hasta hoy día. Puede ser que se esté uno haciendo viejo o a lo mejor me pasa como a unos chiquillajes de mi tiempo que siempre estaban de juerga y un día le dijo un pureta a otro: “estos jodíos no paran, empatan un tenderete con otro” y el otro le contestó sabiamente: “tu déjalos que ellos tocan fondo”. Quizás me pase eso a mi también, que ya toqué fondo y no me excite ya la margarita que deshojé en el pasado o que mi ilusión porque las cosas cambien a mejor entró en una vía muerta. No me quiero apuntar a la lista de los autodenominados apolíticos, no creo que exista ni uno, pero mi motivación relacionada con la política está en este momento bajo mínimos. Cuando hablo de la política me refiero a ella de manera general, o sea, la local, insular, regional, la de aquí, la de allá y la de acullá.

UTOPÍA

   PODEMOS2         El fenómeno de “podemos”  ha revolucionado el panorama político from coast to coast , los políticos “profesionales” enquistados en el poder no dan crédito a la morrocotuda sorpresa que se llevaron tras las elecciones europeas y tratan por todos los medios de frustrar este valor en alza que forma este grupo de jóvenes que se vislumbra en el panorama político como la esperanza que la mayoría de ninguneados por los poderosos han deseado siempre.

Tanto la derecha pura y dura como esas izquierdas light abominan de este nuevo partido y lo acusan sin miramientos de extrema izquierda; de amantes de la revolución bolivariana; de proetarras y de lo que se les va ocurriendo día sí y día también, y es que es para estar preocupados, digo, desde su punto de vista, porque, amigos, está en juego la poltrona de estos partidos que en vez de ser uno alternativa del otro se han convertido en una mera, burda y simple alternancia. Vergüenza deberían sentir los que se autoproclaman republicanos y votan a favor de la monarquía, a mi modesto entender una cosa excluye a la otra; y también es una desfachatez  que se afore al rey y luego se diga que hay que regular la cantidad de aforados en España. ¿En qué quedamos?.

Página 2 de 3