Jueves, Diciembre 12, 2019
A- A A+

Krizalys Breadcrumbs

LAS COSTUMBRES, LOS CAMBIOS, LAS MODAS....

           moda necesidad             Hace poco un buen amigo me comentaba con  que facilidad cambian los tiempos y las costumbres, y es verdad cambiamos con una rapidez vertiginosa, tanta que las costumbres de hace relativamente pocos años quedan relegadas al olvido sin aparente efecto sobre nosotros que asistimos impasibles a esa evolución como la cosa más natural del mundo.

                     Para que se hagan una idea de cómo cambian las cosas, cuando nacieron mis hijas fuimos mi mujer y yo al ginecólogo y nos explicaron que aquello que veíamos en la pantalla era una criatura, pero ni mi mujer ni yo veíamos nada, entonces el especialista nos explicaba que aquello que veíamos era la cabeza, las piernas, etc. Sin embargo a mi nieto le hicieron hasta una película y lo veíamos sonreír, meterse el dedo en la boca etc. Como decía Pepito Monagas: "dentro de poco a los corcobaos los serruchan y con plástico los dejan derechitos". 

 

                    Antiguamente la gente, mayoritariamente, caminaba mucho para poder buscar la comida diaria; hoy en cambio se camina demasiado, precisamente, por haber comido en exceso. Ver a alguien caminando para hacer ejercicio antes era toda una novedad, pero hoy vemos nuestros caminos, calles, carreteras y hasta montañas recorridas por una serie variopinta de personas dejándose el pellejo en esa labor que ya forma parte de nuestro paisaje con  la misma naturalidad con que habitaban nuestro pueblo los pájaros palmeros hoy casi desaparecidos.

                   Recuerdo cuando iba de chico a Telde y me llamaba mucho la atención observar a gente que cogían la guagua en San Gregorio para ir a San Juan y hoy vemos gente haciendo tres, cuatro, cinco o más veces ese trayecto a pie. Seguro que más de uno pertenece al grupo aquel que cogía la guagua, en fin. Y no sólo caminan jóvenes, lo hacen también los mayores y hasta los chiquillos. Sin duda una moda saludable, pero una moda al fin y al cabo.

                    Antes siempre aparecía por ahí algún mentecato hablando "peninsular" echándosela que daba gusto y a uno entrándole una vergüenza ajena que te cambas. Hoy aparte de que esa moda sigue vigente, o sea, que siguen habiendo muchos/as "apeninsulados/as" además se ha puesto también de moda imitar a los sudamericanos. Raro es el día que no oigo a alguien dar el "buen día" que supongo dirá esa gente en su tierra, pero en la mía, mis niños chiquititos, siempre se han dado los buenos días como Dios manda. Por no hablar del O.K. sustituto de nuestro equilicuai de toda la vida. Debe ser que si uno imita a esos señores venidos de allende los mares a lo mejor nos entendemos más fácilmente que con nuestra peculiar manera de hablar, no lo sé, pero lo que sí sé es que ni me convence esa manera de expresarse ni jamás la imitaré, ahora al paso que vamos los canarios genuinos vamos a tener que traducir nuestras palabras a estos otros canarios metamórficos.

                    Otra cosa que se ha puesto de moda es, en los grupos de música canaria, que se parecen cada vez más a aquellos grupos que antiguamente amenizaban los bailes en todas las plazas públicas de nuestra isla. Ahora se estila cantar alguna canción canaria y todo lo demás mejicanas, boleros, bachatas, merengues, etc. Hoy vas a ver y oír a algún grupo de estos y aunque  estén pertrechados con las vestimentas típicas del país te sorprenden con, por ejemplo: "Cha-cha-cha, que lindo cha-cha-cha, vacilón, que rico vacilón, cha-ca-cha-ca-chan". Cualquier rato nos sorprenden cantando eso de: "mi caballo camina pa lante mi caballo camina pa trás, eeeo eo eeeo.....” No sería de extrañar que alguna vez cuando finalicen su actuación alguno de estos grupos se le escape aquello de: "y no olviden que la próxima semana y en esta misma plaza tendrá lugar otro baile amenizado por la agrupación tal" Y atrás la musiquilla de: "adiós, adiós este baile se terminó...,vamos a la cama que hay que descansar..." Pero tocan así todos los grupos a jecho, desde los Sabandeños, los Gofiones, Granjeros, etc. hasta los grupillos de medio pelo y es que, amigo, la moda es la moda.

                  Por ponerse de moda se han puesto hasta los entierros. Hasta hace poco los entierros eran todos iguales: se velaba al muerto, se le hacía la misa y al cementerio, pero desde hace poco a muchos muertos en vez de llevarlos al cementerio los llevan a incinerar. Esta moda gana adeptos con una facilidad pasmosa. Aquí me surge una duda que quisiera que alguien me aclarara porque los huesos de un cadáver adulto pesan más o menos unos 10-12 kilos, entonces ¿qué hacen con los huesos?, porque esas urnas pesarán uno o dos kilos, en fin. Cuando veíamos una película de indios, muchas veces observábamos que quemaban a sus cadáveres, si a los indios se les consideraban salvajes ¿qué es lo que ha pasado, que eran más civilizados de lo que suponíamos o que nosotros nos hemos vuelto salvajes? A mí de todos modos que me coman los bichitos.

                  Para finalizar lo voy a hacer comentando una cosa que está de moda del otro día para acá y que está causando estragos. Ustedes saben mejor que yo que desde hace mucho hemos conocido a individuos/as que en un momento determinado les dio por comer sólo alimentos vegetales, o sea, los/as vegetarianos/as. Esa moda sigue vigente todavía, pero además se ha sumado a este tipo de eremitas otro grupo que es mucho más radical a la hora de consumir alimentos, me refiero a una gente autodenominadas veganos y que se caracterizan por su rechazo a consumir productos de origen animal. No sé qué le puede pasar a una persona para que en un momento de su vida considere que los humanos llevamos millones de años equivocados con respecto a la alimentación. A lo mejor haciendo un esfuerzo uno podría entender que alguien decida no comer productos de origen animal, pero lo que me llama la atención es que, como si se tratase de una secta, aparece un grupo numeroso siguiendo a ese individuo. Conozco a gente que no le gusta los huevos, otros la carne de gallina, etc., pero no porque no le guste sino por un motivo que yo al menos desconozco, decidan no comer absolutamente nada de origen animal me suena a comida de coco. Todos conocemos algún caso de gente de una determinada religión que no permite que les hagan transfusiones de sangre ni a ellos ni a sus hijos. Bien ¿y estas personas tampoco permitirán que se les administre productos de origen animal a sus hijos de ser estos hospitalizados? Espero que el sentido común les haga reflexionar seriamente sobre las consecuencias de ello. Como ven se pone de moda cualquier cosa: los peinados, la vestimenta, los tatuajes, los deportes, la comida y hasta los calzones rotos.

                   Recientemente vi un reportaje por televisión sobre un país africano donde la hambruna hacía estragos, una muchacha con unos brazos esqueléticos contaba que se habían comido hasta las hojas de los árboles para sobrevivir y miraban ansiosos al cielo desde donde esperaban que llegasen aviones que les tiraran alimentos. Se le arranca a uno el alma viendo estas cosas. Contrasta esto con lo que sucede en nuestro snob mundo donde nos permitimos el lujo de jugar con las cosas de comer.

                 Un apunte final esa gente asceta hasta lo extremo si educan a sus hijos en esa forma de alimentación, cuando les cuenten un cuento al final tendrán que cambiar un poco la letra y decir "y fueron felices y comieron manises".

                                                                                               

                                                                            “La moda es la manada; lo interesante es hacer lo que a uno le dé la gana”.

                                                                                                                                                                                                                               Luis Buñuel

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar